Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Street View fotografía cadáveres de peatones por las calles de Brasil

Las imágenes han sido retiradas del callejero virtual

La entrada del callejero virtual de Google Street View en Brasil ha tenido un problema inédito. Los coches que recorrieron Belo Horizonte y Río de Janeiro captaron la imagen de cadáveres de peatones. Las imágenes, que fueron publicadas, han sido retiradas. Tras recibir alertas de internautas, Google las retiró y ha hecho un llamamiento para que si los usuarios de Street View advierten "imágenes inapropiadas" avisen a la compañía.

Este es el episodio más trágico que ha vivido Street View en lo referente a las imágenes captadas por su servicio. En Brasil, algunos recorridos por favelas no aparecen, se supone que por dificultades técnicas. En Italia, hace unos meses se detectó que algunas calles napolitanas tampoco aparecían en el recorrido de Street View, ausencia que en este caso se explicó por tratarse de dominios de la mafia. Eran los escenarios donde se rodó Gomorra.

Por otra parte, en un pueblo del Reino Unido, una dama que salió a pasear su perro apareció más de 40 veces en las imágenes de Street View. Un vecino de Elmswell (Reino Unido), navegando por las imágenes de la localidad que ofrece el servicio de Google Street View, pudo ver hasta 43 fotos de su mujer paseando el perro. La esposa de Terry, Wendy, había visto un coche circulando lentamente por las calles pero no lo relacionó con Street View. Su rostro aparece difuminado, cautela que Google ha adoptado tras recibir numerosas quejas sobre la vulneración de la privacidad que podía suponer aparecer en las imágenes de Street View.

Estos problemas son distintos a los conflictos que tiene abiertos en varios países por vulneración de la privacidad ya que sus coches, por error según la compañía, grabaron contenidos del tráfico de redes wifi privadas no protegidas durante sus recorridos por las calles de las ciudades. En España, la fiscalía de Guipúzcoa archivó la investigación por considerar que el carácter fragmentario de lo almacenado y el que Google no hubiera hecho ningún uso de estos datos demostraba que no había intención de vulnerar la privacidad. Con todo, la empresa tiene abierto otro proceso en Madrid.