Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno alemán estudiará "sin prisas" el impacto de Street View

Algunos políticos han pedido medidas concretas para controlar el callejero fotográfico de Google

El Gobierno alemán no quiere precipitarse a crear una ley Google específica para hacer frente al polémico servicio Street View del buscador de Internet, sino que convocará el 20 de septiembre una reunión con expertos para concretar medidas que garanticen la protección de datos. Si esas medidas se traducen o no en una nueva ley de protección de datos, es algo que "queda abierto", explicó hoy el viceportavoz del gobierno, Christoph Steegmans. Frente a la presión de la mayoría de los estados federales, que piden medidas urgentes, el Gobierno esperará hasta escuchar a expertos y partes interesadas y "no habrá una solución rápida", insistió esa fuente.

Google, cuyos vehículos con cámara ya circulan por las calles de 20 ciudades de Alemania para poner en marcha el controvertido servicio de navegación y cartografía, activó el martes su formulario de reclamaciones en línea. Durante cuatro semanas, los ciudadanos podrán exigir que la imagen detallada de sus edificios o viviendas sea distorsionada de manera que sólo pueda apreciarse sus contornos. El viceportavoz aseguró que "no hay disenso" interno en la coalición de centro-derecha de la canciller Angela Merkel, y aclaró que el espectro temático a debatir en septiembre es "una materia mucho más compleja" que simplemente Street View. Pese a las palabras de Steegmans, la ministra de Justicia, la liberal Sabine Leutheusser-Schnarrenberger, exigió hoy una "decisión rápida" que implicara un cambio en la ley de protección de datos. El ministro del Interior, Thomas de Maizière, apoyó por su parte a su colega de Justicia respecto a la necesidad de modificar la ley de protección de datos, aunque solicitó esperar hasta la reunión del 20 de septiembre para la toma de decisiones.

Steegmans se sumó al llamamiento a la reflexión realizado por la mañana a la radio pública Deutschlandfunk por la ministra de Agricultura y Protección del Consumidor, la socialcristiana Ilse Aigner, y dijo que es necesario "buscar un equilibrio entre los intereses de la economía, los intereses públicos y los privados". El nuevo servicio de Google fue objeto de duras críticas en Alemania ya desde la fase de los preparativos.