Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clausurado un servidor pirata de 'World of Warcraft'

Un tribunal californiano condena a la empresa que lo mantenía a una multa de 88 millones de dólares

World of Warcraft tiene más de once millones de jugadores en red. Es un gran negocio para Blizzard que no está dispuesta a que otros se aprovechen de su éxito. Ahora, ha conseguido que un tribunal californiano cierre los servidores piratas de una empresa, Scapegaming, que ofrecía acceso gratis al citado juego. La compañía, además, deberá pagar una multa de 88 millones de dólares. Esta empresa disponía de cinco servidores que utilizaban unos 24.000 jugadores. Aunque el aceso al juego era gratuito, la compañía había encontrado fórmulas para generar beneficios, como la venta de complementos para equipar a los personajes. El sistema habría reportado a la compañía unos tres millones de dólares. En función de estas ganancias y de los daños causados a Blizzard, el juez ha fijado la citada multa.

Blizzard está muy encima de cualquier conducta irregular que pueda afectar al juego. En abril de este año canceló cuentas de jugadores que habían hecho trampas. "Hemos expulsado recientemente más de 320.000 cuentas de Warcraft III y Diablo II las cuales violaban los términos de uso de Battle.net", afirmó en un comunicado. El castigo era gradual. Si era la primera infracción, la llave vinculada a la cuenta era cancelada durante un mes. Si el jugador reincidía podía encontrarse con que la compañía suprimía su cuenta a perpetuidad. Unas de las técnicas empleadas por los expulsados consistía en utilizar programas que realizan automáticamente algunas tareas del juego por lo que se mejora la obtención de recompensas.

La empresa también vigila la manera cómo los jugadores mejoran los atributos de su personaje. Uno de los éxitos de la empresa ha sido un caballo alado que cuesta en su tienda 20 euros. En distintos países asiáticos hay granjas de jugadores que se dedican a conseguir, gracias a horas de juego, personajes con gran cantidad de atributos que luego se venden a jugadores más perezosos.