Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las críticas a Facebook siguen vivas

Un grupo de organizaciones preocupadas por la privacidad reclaman más cambios en la red social

La simplificación de los sistemas de control sobre el grado de privacidad del internauta recientemente introducidos por Facebook sigue sin satisfacer plenamente a los grupos ciudadanos preocupados por la exposición de datos que algunas redes sociales hacen. Justo a finales de mayo, después de que Facebook anunciara los últimos cambios, ya aparecieron críticas por parte de quienes los consideraban insuficientes. Ahora, diez organizaciones, con Electronic Frontier Foundation y Center for Democracy and Technology al frente, han remitido una carta a la empresa de la red social para que, por defecto, las opciones que ofrece Facebook sean de impedir el acceso y quede en manos del internauta la decisión de abrirlas a terceros.

Aunque Facebook ha restringido el acceso a los datos del internauta por parte de quienes han creado las aplicaciones que usa, las citadas organizaciones reclaman que se arreglen algunas lagunas para que sea el internauta quién decida qué aplicaciones pueden acceder a su información personal.

Otro punto que preocupa es el botón Me gusta en sitios de terceros que permite almacenar a la red social información de las páginas visitadas y lo hace en todos aquellos sitios asociados aunque no se clique en el citado botón.

En la carta se reclama el control por parte del internauta de todos los datos susceptibles de ser compartidos y la instalación de un sistema de cifrado que asegure la navegación, como ya ha hecho Google en determinados servicios tras el ciberataque que sufrió procedente de China.

El último cambio de Facebook ha consistido en reducir las opciones de privacidad para hacer menos confusa su gestión, pero sus promotores defienden que la estancia en una red social únicamente se explica por la voluntad de compartir y que no tiene sentido cerrarse totalmente al exterior. Los críticos defienden que el grado de apertura no debe definirlo la red social. Ha de ser el propio internauta.