China condena el apoyo de Estados Unidos a un 'software' anticensura para Falun Gong

El Gobierno estadounidense podría financiar aplicaciones del Global Internet Freedom Consortium con 1,5 millones de euros

El Gobierno chino ha condenado hoy el apoyo financiero de Estados Unidos para el desarrollo de un software destinado a superar la censura china y que es usado por el movimiento espiritual Falun Gong, prohibido por Pekín.

"Me gustaría destacar que nos oponemos firmemente a que ningún Gobierno u organización preste su apoyo a fuerzas y actividades antichinas", ha señalado en rueda de prensa un portavoz de la cancillería china, Ma Zhaoxu.

"Falun Gong es un culto prohibido por el Gobierno chino según la ley", ha añadido El grupo Global Internet Freedom Consortium (GIFC), que promueve la libertad en la Red y está vinculado a Falun Gong, ha dicho a la prensa internacional que el Gobierno estadounidense le ofreció 1,5 millones de euros (1,18 millones de dólares) la semana pasada, pero un portavoz de Washington aclaró que el acuerdo aún no está cerrado. Hillary Clinton, jefa de la diplomacia estadounidense, rechazó firmemente la censura en Internet el pasado enero, cuando Google aseguró que los ataques informáticos que había sufrido provenían del gigante asiático.

GIFC está desarrollando los programas Freegate y Ultrasurf, ofrecidos gratis por Falun Gong y que permiten a los internautas superar la censura gubernamental en Internet en todo el mundo. Falun Gong fue prohibido por Pekín en 1999, cuando miles de seguidores se manifestaron ante la sede del Gobierno chino. El movimiento, fundado en 1992, combina creencias budistas, taoístas y confucionistas con la práctica de unos ejercicios respiratorios de la medicina china llamados qi gong, con supuestos beneficios para la salud basados en la medicina tradicional.

El grupo, surgido con el vacío ideológico que dejó el maoísmo, demostró su capacidad organizativa y aglutinadora cuando alcanzó los 60 millones de seguidores, tantos como los afiliados al Partido Comunista de China, momento en el que Pekín lo declaró ilegal. Desde entonces, los seguidores de Falun Gong acusan a Pekín de perseguirlos, torturarlos e incluso de comerciar con sus órganos. Esta nueva controversia entre Estados Unidos y China se produce cuando el diálogo bilateral y bianual sobre derechos humanos está a punto de iniciarse en Washington, con una agenda que incluirá la censura en Internet o la persecución a grupos religiosos, entre otros temas.

Lo más visto en...

Top 50