Pirateados los correos de varios periodistas extranjeros en Pekín

India también denuncia un ciberataque en diciembre cuyo origen sitúa en China

El Club de Corresponsales Extranjeros en China ha enviado un correo electrónico a sus miembros en el que advierte de que los correos de varios periodistas en Google han sido atacados por piratas informáticos después de que Google amenazara la semana pasada con abandonar el país tras otros ataques a direcciones Gmail de activistas pro derechos humanos.

En el correo del club de corresponsales, se pide a los periodistas residentes en el país asiático que revisen sus correos, ya que, desde la semana pasada, reporteros de distintas agencias en Pekín han descubierto que sus cuentas de Gmail habían sido pirateadas.

Así, al usar su cuenta, los periodistas descubrieron que sus correos estaban siendo redirigidos a una dirección que no conocían. Por ello, en el correo reenviado por el club de corresponsales extranjeros se da unas sencillas instrucciones para saber si alguien ha entrado en la cuenta de Google. "Recordamos a todos nuestros miembros que los periodistas han sido un objetivo prioritario de los ataques en los últimos dos años. Por favor ser muy cuidadosos con los enlaces que pinchéis, los correos que abráis y pasar el antivirus regularmente", se pide en la carta que han recibido los miembros del club de corresponsales.

Más información
Google investiga a sus empleados en China
China afirma que se deben "respetar las costumbres" y que "Google no es una excepción"
El mayor buscador de China denuncia a una empresa de EE UU

India también sospecha

Por otra parte, el asesor de Seguridad Nacional de India, Mayankote Kelath Narayanan, ha afirmado que el Gobierno indio cree que piratas informáticos chinos intentaron penetrar en la oficina de Seguridad Nacional y otros departamentos gubernamentales el pasado 15 de diciembre, el mismo día que varias empresas estadounidenses sufrieron ciberataques desde China.

"No es el primer caso de un intento de piratear nuestros ordenadores", declara Narayanan en una entrevista al diario británico The Times. El asesor precisó que alguien envió un correo electrónico con un archivo PDF adjunto que contenía un virus troyano, que permite al pirata acceder a un ordenador desde otro lugar y descargar o borrar archivos. Tras detectar el virus, se pidió a los funcionarios que no entrasen en el sistema hasta que fuese eliminado. "Al parecer, están bastante seguros de que fueron los chinos. Es difícil encontrar la fuente exacta, pero ésta es la principal sospecha y parece estar bien fundada", explica Narayanan, que añade que India está colaborando con Estados Unidos y con Reino Unido para reforzar su sistema de defensa frente a ataques informáticos. China ha negado su implicación en los ataques, que comenzaron el 15 de diciembre y también tuvieron como objetivo a contratistas del Pentágono y empresas financieras y tecnológicas estadounidenses.

"Los ataques informáticos, en cualquiera de sus formas, están prohibidos por ley en China", ha subrayado un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Jiang Yu.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS