Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ordenadores con alta velocidad influyen en el mercado bursátil

Expertos advierten que una conexión potente permite adelantarse con millones de operaciones instantáneas

Cuando en 1998, la Bolsa neoyorkina admitió la compra telemática de acciones a través de ordenadores no pensó que ello, a la larga, alteraría los hábitos del tráfico bursátil. Grandes compañías emplean ordenadores potentes conectados a alta velocidad para gestionar millones de órdenes simultáneas y adelantarse a otros compradores menos preparados informáticamente.

Wall Street se maravilla de cómo fondos de inversión y grandes bancos hicieron fortunas antes de la crisis financiera. Según The New York Times, una respuesta está en el tráfico bursátil de alta velocidad Cuando un ex programador de Goldman Sachs fue acusado de robar códigos informáticos secretos, programas que pueden "manipular los mercados de manera incorrecta", según las autoridades bursátiles, se levantó la sospecha sobre el trabajo con conexiones y ordenadores de altas prestaciones. El banco admite que aprovecha esta velocidad pero rechaza que ello sea reprochable.

La autoridad bursátil norteamericana (SEC) está examinando algunos aspectos de esta estrategia por si puede perjudicar a los inversores individuales y menos equipados informáticamente. Estos equipos pueden evaluar tendencias y cambiar estrategias en cuestión de milisegundos mientras que los inversores particulares están ciegos a estos análisis.

Hay, sin embargo, agentes bursátiles que defienden la existencia de estas operaciones veloces y masivas. "Es una carrera con armas tecnológicas y lo que separa a los ganadores de los perdedores es lo rápido que pueden moverse", declara a The New York Times uno de ellos. La existencia de estas conexiones y máquinas explica que el volumen de transacciones en las bolsas norteamericanas haya crecido un 164% desde 2005.

El diario explica el caso de una empresa de semiconductores con buenas expectativas. En cuestión de segundos, los operadores con altas capacidades de proceso informático compraron masivamente y revendieron más caro a los inversores individuales que llegaron, por razones técnicas, más tarde al comercio telemático.