Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alierta dice que las telecomunicaciones pueden sacarnos de la crisis

Muchas conversaciones en el Mobil World Congress se centran en los beneficios de las tecnologías para la economía

Cuando todos los sectores se quejan, las telecomunicaciones sacan pecho. El presidente de Telefónica, César Alierta, ha hecho de portavoz de la industria en ese orgullo. "No podemos permitirnos el lujo de no convertir al sector de las telecomunicaciones en el eje principal de la recuperación económica", señaló en su presentación en el Mobile World Congress, que tiene lugar en Barcelona.

El diagnóstico de Alierta coincide, punto por punto, con el de su homólogo, el presidente de Vodafone, Vittorio Colao. "No somos el problema sino parte de la solución", un aserto que ha sido repartido hasta la saciedad en este congreso mundial de móviles.

"El sector de las telecomunicaciones tiene un efecto multiplicador en la economía y es uno de los que más contribuyen al crecimiento del producto interior bruto y la generación de empleo. Se trata de un sector enormemente productivo y la utilización de sus servicios permite, a su vez, incrementar los factores de productividad del resto de sectores. Además, es el único sector históricamente deflacionista. Una combinación de factores que convierte al sector en un aliado perfecto de las administraciones para contribuir a la recuperación económica e infundir confianza", dijo Alierta.

Todo el mundo en el MWC habla del "dividendo digital", es decir, de los beneficios que para la economía tiene la apuesta por las nuevas tecnologías. El consejero delegado de GSMA, Rob Conway, dio un tirón de orejas al Gobierno español por no seguir los pasos de Reino Unido o Estados Unidos de apostar definitivamente por la industria.

En este sentido, el presidente de Telefónica explicó que los planes de recuperación aplicables en este momento por los gobiernos no deben subestimar al sector de las telecomunicaciones, que hoy por hoy ejerce el mayor impacto sobre la economía en su conjunto. Las políticas fiscales más clásicas se han originado en un contexto histórico anterior a la era digital, por lo que deben actualizarse y, así, contemplar los beneficios de invertir en la Sociedad de la Información.

Sólo en Europa, y según diferentes estudios, la inversión estimada para desplegar la infraestructura de banda ancha necesaria para afrontar el futuro, es decir, las llamadas "Redes de Nueva Generación" (NGN), incidiría directamente en la creación de más de dos millones de puestos de trabajo y una contribución aproximada al crecimiento del producto interior bruto europeo de unos 900.000 millones de euros.

En este sentido, César Alierta, hizo un llamamiento a los sectores público y privado "para que apliquen medidas urgentes y trabajen juntos, con un nuevo espíritu de colaboración encaminado a incentivar la inversión y fomentar la innovación". Además, Alierta recalcó que no se necesitan fondos públicos, sino aplicar las medidas necesarias para establecer un marco regulatorio apropiado, predecible y estable, que aporte seguridad y genere confianza.

La industria de las telecomunicaciones es de los pocos sectores que ha crecido de forma sostenible en los últimos años y, de hecho, sigue creciendo, a pesar de la crisis. Así, el conjunto del sector TIC mantiene unas expectativas de crecimiento de un 4,8% para el cierre de 2008. Dentro del sector destaca, en particular, el crecimiento atribuible a las telecos, que se sitúa por encima de esta cifra y en el que cabe resaltar el comportamiento de Telefónica, que experimentó un crecimiento de los ingresos acumulados a septiembre del 7%.

Alierta explicó, igualmente, que el reto del sector pasa por demostrar que las tasas de crecimiento que ha tenido hasta ahora son sostenibles. Para ello, el presidente de Telefónica ha identificado cuatro factores esenciales: ofrecer una experiencia al cliente más satisfactoria e innovadora, tener la escala y la diversificación adecuada para competir globalmente, estar preparado para la convergencia, y finalmente, hacer de la eficiencia una ventaja competitiva.