España revalida su liderato en 'phising'

El 53% de los fallos de seguridad descubiertos en 2008 no han sido reparados por los proveedores de los productos

Quince de cada 100 correos electrónicos fraudulentos catalogados como phising (cuyo objetivo es robar los datos bancarios de los destinatarios) enviados en 2008 tuvo su origen en un servidor español. España revalida así su posición de líder indiscutible en número de emails de phising emitidos y aumenta su cuota desde el 14,8% de 2007 al 15,1% del año pasado.

Sin embargo, en este caso España actúa como mero intermediario ya que la inmensa mayoría de los objetivos de quienes envían los correos fraudulentos son clientes de entidades financieras estadounidenses, según se desprende de los datos del informe 2008 X-Force Trend Report que ha realizado el equipo de investigación y desarrollo de IBM.

Más información
Fraude en la Red: del 'phishing' a los troyanos
El correo no deseado crece un 150% en dos meses

En cuanto al correo no deseado, o spam, Rusia encabeza la lista de remitentes con el 12%, mientras que España alcanza el 3,2%. Por otra parte, la mayoría de URL de spam están alojadas en China, que sobrepasa a Estados Unidos por primera vez en este aspecto, según indica la compañía tecnológica en una nota de prensa.

El informe de IBM analiza además los fallos de seguridad a los que se enfrentan quienes utilizan en algún momento un ordenador: en 2008, aumentaron un 13,5% sobre el año anterior. De todas estas vulnerabilidades, más de la mitad afectan a aplicaciones webweb corporativas para expandir sus troyanos (el 48% de todos los programas maliciosos difundidos en 2008 era de este tipo).

Una amplia mayoría de estas empresas utiliza aplicaciones comerciales para sus sistemas. Aplicaciones que, como ya se ha apuntado, presentan un gran número de vulnerabilidades.

Lo peor, con todo, es que al finalizar el año el 53% de los fallos de seguridad descubiertos carecían de parches (soluciones) suministrados por el proveedor.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS