Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google se retira del mercado publicitario 'off line'

El gigante cancela su programa Google Print Ads que pretendía trasladar el modelo de Internet a los periódicos impresos

En una entrevista concedida a la revista Forbes a principios de mes, el consejero delegado de Google, Eric Schmidt, aseguró que su compañía tiene el dinero necesario para comprar cualquier empresa editora de periódicos, pero que su idea no es esa, sino ayudarles a monetizar su potencial como plataforma anunciadora. Ayer, el gigante de Internet anunció el final de Google Print Ads, un servicio que pretendía extender el sistema publicitario de Google del mundo on line al off line.

El cierre del proyecto en el que Google llevaba trabajando dos años se hará efectivo el próximo 28 de febrero al no haber conseguido cumplir las expectativas que en él se habían puesto. En un comunicado publicado en uno de los blogs oficiales de la compañía el director de Google Print Ads, Spencer Spinnell, asegura que su intención era "crear una nueva fuente de ingresos para los periódicos y producir anuncios más relevantes para los consumidores, [pero] el producto no ha generado el impacto que nosotros -o nuestros socios- queríamos.

El buscador ha anunciado además que pretende centrar sus esfuerzos en el negocio on line, según unas declaraciones del portavoz de Google recogidas por Reuters.

El programa fue lanzado a finales de 2006 con la colaboración de 50 periódicos y, en el momento del anuncio de su cierre, contaba con 807 clientes. Entre ellos, el The New York Times , el New York Post, el Boston Globe o Los Ángeles Times.

Según informa el propio The New York Times, muchos de los periódicos adscritos al programa lo utilizaban para vender pequeños espacios publicitarios por debajo del precio de mercado, ya que no eran capaces de rellenarlos por sí mismos.

La portavoz del influyente diario ha reconocido que Google Print Ads representa una muy pequeña parte de todo sus ingresos; sin embargo, los analistas consideran que es muy probable que los diarios pequeños sí noten en su cuenta de resultados la cancelación del programa.