Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE WEBS

Google Chrome 2.0 asoma la cabeza

El navegador no incluye de momento las deseadas extensiones ni se puede utilizar en Mac o Linux

Google va a otro ritmo. Si hace apenas un mes el buscador aseguraba que su navegador salía por fin de su versión beta (en pruebas), ya se anuncia la aparición de la versión 2.0 en modo pre-beta.

Este lanzamiento, evidentemente, no está pensado para el usuario final, ni siquiera para un usuario avanzado, sino para desarrolladores y expertos que deben probar el producto y contribuir luego con sus opiniones y sugerencias a su mejora y estabilización.

Aún así, la versión en prueba sí señala por dónde van los tiros en Google con relación a su navegador y, de momento, el gigante de Mountain View no parece haber escuchado las plegarias de aquellos que exigen, más que pedir, que Chrome acepte las maravillosas extensiones que han ayudado tanto a Firefox a conseguir un 20% de cuota de mercado. Además, el navegador de Google sigue sin estar disponible para Mac OS ni Linux, aunque, según parece, el buscador dará cumplica cuenta a la demanda durante la primera mitad de 2009.

De momento, el negocio principal de Google sigue siendo su buscador, que no es sólo eficiente a la hora de localizar páginas, noticias o documentos sino que, según la compañía, también lo es energéticamente.

Según Urs Hölzle, vicepresidente senior de Operaciones, dos búsquedas típicas en Google consumen la energía necesaria para calentar una olla de agua y produce 7 gramos de CO2. Esto significa que el ordenador que realiza la búsqueda gasta más que los data centers de Google en ofrecer su respuesta.

Pero, ¿cuánto consumo real supone esto? Las estimaciones aseguran que Google responde más de 200 millones consultas al día, por lo que el buscador genera en ese periodo de tiempo 1.400 toneladas de CO2 y consume unos 60.000 kWh.

Desde este fin de semana, esos 200 millones de búsquedas se hacen desde otra perspectiva pues Google estrena favicón, ese pequeño icono con el que algunas páginas web adornan la barra de dirección del navegador. El nuevo logo se ha diseñado a partir de las sugerencias y modelos que han mandado los usuarios de Google que, una vez más, observa cómo los internautas hacen el trabajo por ella.