Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisión para la madre y el padrastro de una niña de 7 años muerta en Murcia

Ambos aseguran que la menor pereció cuando estaba durmiendo en su habitación.- Los indicios apuntan a que la niña fue víctima de agresiones sexuales y malos tratos

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Cieza (Murcia) ha acordado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza para la madre y el padrastro de la niña de 7 años muerta en la localidad de Fortuna. Según fuentes del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de esta comunidad autónoma, el juez les imputa a ambos la comisión por omisión de los delitos de agresión sexual y lesiones. Además, el director de la instrucción también les imputa, provisionalmente y para el caso en que los informes médico forenses revelen que la agresión sexual causó la muerte de la pequeña, "un presunto delito de homicidio, también por omisión de los deberes de garantes".

Los detenidos, que tienen un hijo en común, salieron alrededor de las 20.00 horas del viernes de las dependencias judiciales, tras haber prestado declaración durante todo el día, hacia la prisión de Sangonera.

El auto judicial, sobre el que se ha decretado secreto de sumario, también apunta, "sin perjuicio de otros datos que pueda aportar" la investigación, "la posibilidad de que el hombre, pareja sentimental de la madre de la menor, pueda resultar imputado como autor de la agresión sexual".

Los agentes de la Guardia Civil detuvieron ayer jueves en Fortuna a la madre de la menor de 7 años, Verónica, de nacionalidad ecuatoriana, y a su compañero sentimental, de nacionalidad española, por su presunta implicación en la muerte, el pasado martes, de la niña.

La pequeña llegó hace tres meses

La pareja vivía en un paraje conocido como Cuesta Cuervos, a las afueras de esta pequeña población murciana, y la niña había llegado a España desde Ecuador, su país de origen, hacía tres meses junto a su hermano de diez, hijo también de la detenida.

A primera hora de la mañana del pasado miércoles, la policía local de Fortuna comunicó al puesto de la Guardia Civil el hallazgo, en el interior de un domicilio de esa localidad, del cadáver de la niña. Fuentes de la policía local informaron entonces que fueron la madre y el padrastro quienes les llamaron a las 8.30 del miércoles para que acudieran al domicilio porque su hija había fallecido.