HP lleva las pantallas táctiles al salón de casa

TouchSmart integra un ordenador en una pantalla plana táctil pensada para gestionar fotos, música y cine

A medio camino entre el ordenador y la televisión, HP ha creado una nueva gama de producto que pretende convertirse en el centro del hogar para gestionar todos los contenidos multimedia, las fotos, vídeos, películas y la música desde una pantalla táctil.

Los TouchSmart integran todo un ordenador en su monitor plano, que se puede manejar enteramente con la punta de los dedos, siguiendo los pasos del famoso iPhone de Apple. Pero además viene completado con un teclado inalámbrico y un mando a distancia.

La primera configuración, TouchSmart IQ500, que desembarcó este verano en España, con una pantalla de 23 pulgadas está en las tiendas por 1.399 euros. En Navidad, HP va a ampliar la familia con la versión TouchSmart IQ800, que incorpora una pantalla de 25,5 pulgadas, un lector de DVD Blu Ray y cuatro altavoces digitales. Su precio se sitúa a los 1.899 euros.

Más información
Acer estrenará su primer teléfono móvil a principios de 2009
El Nokia 5800, HP TouchSmart y la tarifa plana móvil de Vodafone, premios Digital01

Su gran pantalla táctil permite manejar las aplicaciones simplemente tocando la pantalla con los dedos, pero además, permite agrandar las fotos y hasta hacer recortes con sólo señalar la parte que deseamos seleccionar. El equipo puede servir también como pizarra digital donde dejar mensajes caseros pues incorpora un sistema de notas, que se escriben manualmente.

El equipo tiene un sólo cable para conectarse a la red eléctrica lo que simplifica al máximo su instalación, y viene preparado para conexiones inalámbricas a través de Wifi y Bluetooth.

Los TouchSmart de HP es una propuesta para llevar las interfaces táctiles a los hogares, que suponen un salto en la facilidad de manejo de cualquier equipo. Detrás de este interfaz los TouchSmart se encuentra el Vista de Microsoft.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS