Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El DNI electrónico se podrá usar en 14 países europeos

El consorcio europeo Stork, en el que participa España, se prolongará durante tres años

El Ministerio de Administraciones Públicas (MAP) representa a España en el nuevo consorcio europeo Stork en el que 13 países de la Unión Europea más Islandia trabajan para que los DNI electrónicos, implantados en nuestro país en 2006, puedan utilizarse en todos los Estados de la UE.

Hasta ahora son 14 los países que participan en recién lanzado consorcio: Bélgica, Estonia, Francia, Alemania, Austria, Italia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal, Eslovenia, España, Suecia y Reino Unido, además de Islandia (que forma parte del Acuerdo del Espacio Económico Europeo).

Estos países colaboran para que ciudadanos, empresas y funcionarios puedan utilizar sus DNIe e identificadores electrónicos en todos los países de la Unión, según ha informado el Ministerio de Administraciones Públicas en un comunicado.

El consorcio Stork (Secure Identity Across Borders Linked-Identidad segura a través de las fronteras) se prolongará durante tres años y será cofinanciado por la Comisión Europea en su estrategia de crear servicios paneuropeos de administración electrónica.

Colaboración activa

El MAP colabora con el consorcio de forma activa, ya que lidera trabajos de definición y desarrollo de protocolos y datos, necesarios para intercambiar para aceptar los DNI electrónicos de los países miembros. Además, el MAP encabeza programas piloto para utilizar los identificadores en casos como cambio de domicilio y movilidad de estudiantes.

Dentro del consorcio Stork se realizarán una serie de pruebas que permitirán la aceptación de los DNI electrónicos en servicios de administración electrónica en los Estados miembro. Así, los ciudadanos, empresas y funcionarios podrán utilizar sus DNIe de manera segura en cualquier país de la Unión Europea, lo que también facilitará el libre movimiento de personas y empresas en la UE.

El proyecto someterá a examen los servicios de identificación electrónica más utilizados para definir especificaciones comunes y arquitecturas de referencia que permitan el reconocimiento de los DNIe nacionales por los países participantes. Sin embargo, el plan persigue armonizar y conectar estos sistemas sin sustituir los ya existentes.

30 millones de tarjetas

Actualmente, los ciudadanos de la Unión Europea utilizan unos 30 millones de tarjetas nacionales de identidad electrónica para acceder a distintos servicios, como las prestaciones por desempleo y de la Seguridad Social o la presentación de las declaraciones de impuestos, entre otros procedimientos.

El objetivo de España con la participación en este proyecto es que el DNIe sea aceptado de forma similar en servicios públicos de otros países europeos, a la vez que los ciudadanos de la UE puedan aplicar sus identificadores electrónicos en nuestro país.

El DNI electrónico español fue lanzado en 2006 con el fin de que los ciudadanos pudieran acceder a diversos servicios a través de Internet, gracias a los certificados digitales que se incorporan en un chip. Estas certificaciones digitales permiten identificarse de una manera segura, rápida y cómoda en cualquier administración pública y realizar firmas electrónicas con el mismo valor legal que la manuscrita. Ya se puede acceder a más de 500 servicios con el DNIe.

Con la implantación del nuevo DNI, España se puso a la cabeza de Europa en mecanismos de identificación y firma electrónica segura. Algunos Estados miembros, como Bélgica, Finlandia, Portugal y Austria, poseen un DNIe de características similares al español en niveles de confianza y seguridad. Otros países como Francia y Alemania trabajan actualmente en la construcción de sus futuros DNI electrónicos.