Reportaje:Lucha por el liderazgo en Silicon Valley

Apple supera a Google en valor bursátil, sólo durante unas horas

Los beneficios del iPhone disparan las acciones de la firma de Jobs, mientras la crisis publicitaria empieza a afectar al buscador

Pocos inventos han reportado tanto a una compañía: el teléfono móvil iPhone ha disparado los ingresos de Apple y le ha permitido subir en Bolsa hasta alcanzar el valor de Google, hasta ahora el rey de Silicon Valley por capitalización bursátil.

El pasado viernes, Apple adelantaba por primera vez en la historia al buscador de Internet en valor en Bolsa con una capitalización de 158.840 millones de dólares (107.921 millones de euros) frente a los 157.230 millones de dólares (106.827 millones de euros) de Google.

Todo es efímero en Wall Street y el título le duró a Apple sólo unas horas, pero sirvió para llamar la atención de mercados y analistas sobre la evolución de dos de los principales gigantes del panorama tecnológico estadounidense.

Más información
Los problemas persiguen al iPhone
Android, dispuesto a adelantar su aparición en el mercado
Google pide disculpas por dejar a 100 millones de usuarios sin correo electrónico Gmail
El iPhone 3G llegará a Latinoamérica el 22 de agosto
Microsoft quiere ser tan 'cool' como Apple
Google y Verizon negocian un acuerdo de cooperación

De la mano, principalmente, del popular iPhone, y del aumento de la venta de ordenadores en todo el mundo, las acciones de Apple han avanzado un 44% en los últimos doce meses y sus posibilidades de ascenso parecen no tener fin.

Apple lanzó su teléfono móvil en junio de 2007 y el pasado julio introducía simultáneamente en 21 países la versión 3G, de la que se vendieron un millón de unidades en sólo un fin de semana.

El nuevo iPhone tiene un precio más bajo y una importante novedad: los usuarios pueden ahora descargar aplicaciones para el teléfono creadas por Apple u otras empresas que se compran en la tienda online de la firma.

Aunque Apple sólo se queda con un 30% de las ventas y muchas de ellas son, incluso, gratis, el éxito de estos programas -se han vendido ya 60 millones- repercute en mayores ventas para el teléfono.

Google, por su parte, se enfrenta a un panorama distinto. Sus títulos, que superaron los 700 dólares a finales de 2007, cayeron hasta los 413 dólares el pasado marzo por el descenso de los usuarios que "pinchan" en los anuncios publicados por el buscador, su principal fuente de ingresos.

Aunque Google ha argumentado que la bajada se debe también a otros factores, los analistas creen que la empresa podría no ser tan inmune a la crisis económica como parecía.

Los inversores se muestran también impacientes por la falta de modelos de negocio para rentabilizar costosas inversiones de la firma como el servicio de vídeo por Internet YouTube.

¿Quién será el rey de Silicon Valley?

Los expertos no logran ponerse de acuerdo sobre cómo será la evolución de ambas empresas en el futuro y quién se impondrá como rey de Silicon Valley. Con sus sedes situadas sólo unos pocos kilómetros una de otra, los dos grupos fueron fundados en condiciones similares -en ambos casos fueron dos amigos quienes crearon la empresa- pero les separan más de tres décadas de vida y modelos de negocio muy distintos.

Google ha visto caer sus ingresos y valor en Bolsa en los últimos meses, pero la firma ha apostado por lo que parece ser el futuro del sector: servicios de software basados en la red y financiados por publicidad.

Android, en otoño

Además, la compañía tiene un importante as en la manga que podría convertirse en un serio competidor para el iPhone, su sistema de código abierto para móviles, Android, que se prevé aparezca en el mercado el próximo otoño de la mano de operado por T-Mobile y fabricado por HTC.

Apple, por su parte, deberá demostrar que es capaz de mantener su ritmo de crecimiento actual en el futuro. Algunos expertos apuntan que el margen de beneficio del iPhone es menor que el del iPod o el Mac y añaden que el aumento del software disponible en Internet acabará haciendo irrelevante qué sistema operativo usa cada aparato, reduciendo la fidelidad de los usuarios de Macintosh.

Apple, además, se enfrenta al problema de que el éxito de la compañía está fuertemente identificado con la personalidad de Steve Jobs, su co-fundador y consejero delegado. Jobs, que superó un cáncer de páncreas hace unos años, ha aparecido con un aspecto no muy saludable en sus últimos actos públicos y cada vez que los rumores sobre sus problemas de salud inundan el mercado las acciones de Apple bajan con fuerza.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS