Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Semana de los derechos de todos en Internet

La Coalición contra la piratería pedirá la colaboración de las operadoras de Internet

Creadores y distintas entidades de gestión constituyen una asociación e instan al Gobierno y proveedores de servicios a comprometerse en su lucha en la Red

Su símbolo es similar al de una bombilla, en su interior una 'C' que es asociada casi de forma inmediata a la misma del Copy Right. Así es el distintivo de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, su objetivo: velar por los derechos de autor, llegando incluso a acuerdos con las operadoras de Internet.

La Coalición fue creada a principios de año, pero esta semana se presenta crucial para darse a conocer en sociedad, la excusa: La semana de los derechos de todos en Internet. Un evento que tiene como objetivo concienciar a la sociedad sobre el problema de la piratería e instar al Gobierno a buscar soluciones más efectivas puesto, que según la Coalición, en España cada segundo se descargan 30 ficheros que están sujetas a los derechos de autor.

Los primeros pasos de esta Coalición han sido naturales tanto SGAE como Promusicae, FAP, la Asociación de Distribuidores Cinematográficos (ADICAN), la Asociación de Distribuidores de Vídeos (ADIVAN) o EGEDA han colaborado en diversas ocasiones y se han unido en defensa de sus intereses: "La Coalición empieza a forjarse a finales del año pasado, ya habíamos tenido colaboraciones, pero ahora se plantea un organismo", asegura Antonio Guisasola, presidente de Promusicae.

La asociación considera que España es un paraíso de la piratería en Internet. Según denuncian, en nuestro país el 58% de los internautas tiene como actividad principal descargar música y un 52% descarga películas frente a la media europea que se sitúa en el 30%. "Tenemos un problema de descontrol en la Red, hemos intentado llegar a acuerdos y pedimos por tanto una respuesta a las autoridades", explica Guisasola quien a su vez se muestra partidario de seguir un modelo francés, en el que los internautas que descarguen contenidos que estén sujetos a los derechos de autor pueden quedarse incluso sin conexión. De ahí que el presidente de Promusicae considere que "las operadoras se deben implicar". La colaboración de las operadoras de Internet no sería otra cosa que acabar con el anonimato, "de forma que se pueda advertir al internauta que la actividad que está realizando no es lícita".

"Dos modelos que deben convivir de forma pacífica"

El intercambio de música en la Red ha favorecido a muchos grupos para darse a conocer o lanzar nuevos artistas, de hecho Promusicae es consciente de ello: "Hay que respetar el equilibrio de las dos partes. Hay gente que prefiere colgar sus canciones para vender más. Otros utilizan plataformas como YouTube o MySpace, el problema es cuando lo hace un particular y arrebata ese derecho al artista. Son dos modelos que deben coincidir de forma pacífica", explica Guisasola.

Aunque Promusicae considera que la Red no ayuda al mercado discográfico: "Todo el mundo que descarga algo de Internet, luego no lo compra. Por ejemplo, si El canto del loco logra vender una tercera parte de lo que ha venido en anteriores discos será un éxito, y no son menos conocidos". Por otro lado, Guisasola considera que la industria discográfica todavía es una fuente de ingresos importante para los artistas: "Hay gente que puede ganar más dinero con los conciertos, pero hay otros artistas que no tienen la misma capacidad para convocar conciertos o que no son buenos en el directo".

Otra de las problemáticas de la Red, según Promusicae, es que el derecho de copia privada queda empañado y prácticamente desterrado puesto que "es como si tuvieras la difusión de una radio". Anteriormente "el número de copias no salía de un círculo cerrado de personas, ahora con Internet el volumen aumenta de tal forma que una misma copia puede ser difundida miles de veces", explica el presidente de Promusicae quien espera que la nueva Coalición proporcione los cambios legislativos oportunos para combatir este tipo de prácticas.