Reportaje:

Seivane o el negocio de vender gaitas a medida en la Red

Esta empresa familiar de A Coruña es una de las protagonistas del evento que celebra Fundetec en Llanes para atraer a los artesanos a las nuevas tecnologías

Mike Oldfield usa una de sus gaitas. No es de extrañar pues la familia Seivane lleva 60 años fabricando gaitas de manera totalmente artesanal. Alvaro y Xosé, los hermanos que gestionan este negocio iniciado por su padre, están más cerca de los 50 de los 20 pero han sabido dar ese toque diferencial al espacio web que idearon hace tres años.

Lejos de ser un mero escaparate para sus instrumentos y sus exclusivas "pajuelas" sintéticas, una innovación que les ha valido el reconocimiento internacional, su página está plenamente orientada al comercio electrónico, tanto que incluye un sistema por el que se puede configurar una gaita al gusto del internauta.

Su web permite elegir cada componente de la gaita, el color de la bolsa, inscribir una frase y hasta pide la altura del gaitero. Según las configuraciones se muestra el precio del producto final, que cuesta un mínimo 1.300 euros. Seivane recibe pedidos de toda Europa y de otros muchos países como Israel o Brasil.

El ejemplo de Seivane es raro, pero no es el único. Las empresas artesanas, que en la gran mayoría de las ocasiones no sobrepasan a dos o tres personas, han empezado a descubrir lo que puede representar la introducción de las nuevas tecnologías en su gestión. "Algo está pasando en la artesanía española. En los próximos dos o tres años vamos a ver muchas iniciativas interesantes en Internet", asegura Pablo Blanco, director de Proyectos de Oficio y Arte, una organización que lleva 10 años trabajando para la modernización de las empresas artesas.

Fueron ellos quienes diseñaron la web para Seivane, entre otras muchas webs, al mismo tiempo que han desarrollado un software de gestión propio para este tipo de negocio, Agata, que utilizan gran parte de los artesanos españoles.

Blanco es consciente de que se necesita formación y sensibilización en este sector por eso se ha unido a las jornadas organizadas por Fundetec para acercar las nuevas tecnologías a estos negocios, que se celebran estos días en Llanes, Asturias. "Hemos tenido una gran respuesta, y hemos logrado reunir a 140 empresas y autónomos", resalta Alfonso Arbaiza, director general de Fundetec, quien subraya la dificultad de asistir a este tipo de actos formativos en un gremio donde todos son jefes, empleados, gestores y financieros al mismo tiempo.

Llanes esta hoy y mañana llena de estos nuevos artesanos, atraídos por las tecnologías y por aprender a cómo sacar partido de ellas para sus pequeños negocios.

Un herramienta fundamental, pero desconocida

Las causas más mencionadas entre los talleres artesanos a la hora de explicar por qué no introducen las nuevas tecnologías en su negocio son la falta de conocimientos (34%) y el tiempo que se requiere para hacer mejor uso de las mismas (33%), según queda reflejado en el informe Diagnóstico Tecnológico de la Artesanía en España realizado por el Observatorio de Red.es Pero a pesar de todo, el 72% considera que las nuevas tecnologías son una herramienta imprescindible, y sólo un 2% no las ve útiles.

Sólo un 43,9% tiene un ordenador dedicado a su actividad profesional o en su lugar de trabajo. En el País Vasco este porcentaje llega al 70% de los talleres, seguido de Murcia (66,7%) y la Comunidad Valenciana (62,5%).

El 88% de los que tienen ordenador usan además Internet y casi la mitad de los talleres dicen tener una página web. Y de los que no lo tienen, un 10% la están desarrollando actualmente.

La telefonía móvil se configura como el principal equipamiento presente en el 90% de las empresas, seguido de las cámaras digitales, la impresora a tinta y el escáner.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS