China publica la 'lista negra' de los sitios web de intercambio de vídeos

El Gobierno de Pekín busca endurecer el control sobre el contenido de imágenes en la Internet

Las autoridades chinas han ordenado hoy a 25 sitios de intercambio de vídeos por Internet que suspendan sus operaciones y han emitido advertencias a varias decenas de páginas similares, endureciendo su control sobre el contenido online. Entre los sitios que han sido advertidos oficialmente está Tudou.com, una de las webs de vídeos más populares de China, y cuyo servicio fue suspendido temporalmente la semana pasada.

Entre las tres listas difundidas por el Gobierno chino en su sitio de Internet (www.gov.cn), Tudou está a la cabeza de las compañías que han recibido la advertencia oficial. En una segunda lista está colocada una serie de sitios web menos conocidos a los que se les ha ordenado suspender sus operaciones y una tercera lista publica los nombres de las compañías que operan sin licencia.

Más información
Los 'ciberrebeldes' de Cuba desafían el control del Estado

En China, el castigo administrativo comienza típicamente con una advertencia verbal, seguida de una escrita y eventualmente con la suspension de las operaciones.

El Gobierno Chino, abocado a evitar que se alimente el descontento social, mantiene una observación constante y cercana sobre los medios y regularmente bloquea o censura sitios populares de Internet y los foros donde pueden gestarse movimientos disidentes.

Según expertos de la industria, estas nuevas medidas chinas sobre Internet repiten una campaña anterior de obligar a los sitios web a aplicar licencias de contenido y puede ser el preludio del establecimiento de un sistema para estandarizar el contenido de los vídeos.

China con 210 millones de internautas a finales del año pasado, ha superado a Estados Unidos como el mayor mercado online del mundo por número de usuarios, según cifras de la empresa de investigación BDA, con sede en Pekín.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS