IRC Hispano se renueva en la era de las redes sociales

Rediseña su 'web' y crea nuevos servicios de publicación de perfiles y blogs

En unos tiempos donde Facebook, MySpace, Google o Microsoft copan la actualidad tecnológica a veces es difícil darse cuenta de proyectos locales, que tienen mucho más importancia e historia para los usuarios españoles. El IRC Hispano es buen ejemplo de cómo triunfar en un discreto segundo plano. Los IRC son uno de los servicios más antiguos de Internet. Su sistema de chat se popularizó entre los programadores y técnicos antes que el correo electrónico y ninguna de las nuevas redes sociales, ni de los sistemas de mensajería instantánea, han conseguido hacer que desaparezcan.

En España, el IRC Hispano ha cumplido más de diez años y tiene 1,2 millones de usuarios únicos que utilizan sus más de 35.000 canales, o alguna de sus 15.000 comunidades diferentes.

"Somos la comunidad más veterana de España y nadie tiene más experiencia en la gestión de redes sociales", subraya, Juan Puente, el nuevo director de IRC Hispano, que acaba de asumir la gestión de este proyecto con la intención de que siga creciendo en los próximos años.

El cambio de dirección ha venido acompañado de un nuevo diseño y logo. "Estamos tratando que nuestros servicios sean más fácilmente accesibles a través de de nuestra web", apunta Puente, quien destaca que también se han ampliado sus servicios al permitir la publicación de blogs y perfiles. Pese a estos cambios, su sistema de chat sigue conservando ese aire de herramienta de informática de cuando existía DOS, con unos mandos específicos y no muy amigables para los poco iniciados.

El atractivo del IRC Hispano está más que en su usabilidad en su capacidad de agrupar a los internautas por intereses comunes por muy extraños que parezcan, ya sea por ser aficionados al tiro con arco o por ser fan de una serie de televisión. De hecho, muchos canales de televisión o clubes de futbol, especialmente los más pequeños, crean sus canales oficiales dentro de IRC Hispano.

La gestión de los contenidos y la moderación de los foros recaen en 60 voluntarios que trabajan por pura afición en el mantenimiento de la comunidad. Además, todos los internautas que lo deseen pueden tomar sus herramientas de chat o de webchat, que son de código abierto y están empaquetadas y listas para ser utilizadas en blogs o otras webs sin limitación alguna.

"Somos una asociación sin ánimo de lucro, y a pesar de todo nos autofinanciamos", recuerda Puente cuando se le interroga por la posibilidad de hacer productos comerciales y ponerse a competir con las nueva generación de redes sociales. "No nos quitan usuarios. Al contrario, somos los primeros beneficiados de esta moda", opina Puente.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS