Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Microsoft abre su código a la competencia por un precio reducido

La compañía, que no recurrirá la sentencia del tribunal europeo, se ve obligada a rebajar el precio de sus licencias y compartir sus protocolos con los desarrolladores de código abierto

Por primera vez en los 32 años de historia de los sistemas operativos y el software privativo (cuyo código no es accesible y está protegido por el copyright), Microsoft va a licenciar partes de su código con sus principales competidores a precio de coste. Este es un gran avance para la industria del software y ha centrado gran parte del debate final del juicio de la UE.

Microsoft se ha amparado siempre en el "secreto industrial" y ha señalado que nadie podía imponerle la forma de licenciar su tecnología, pero finalmente la multinacional ha cedido tras la última sentencia del 17 de septiembre por el Tribunal de Primera Instancia de la UE, que la compañía ha decidido no recurrir.

La multinacional asegura que los nuevos términos del acuerdo no aportan nada nuevo, a excepción de los precios de las licencias de sus tecnologías. Microsoft ya había empezado a licenciar sus APIs (protocolos de comunicación) de Windows Server hace tres años, desde la sentencia de 2004, pero ha tenido que ceder en el precio y respecto a los desarrolladores de código abierto con quienes no quería compartir información.

A partir de ahora, los fabricantes que desarrollan aplicaciones de código abierto podrán acceder y usar la información sobre interoperabilidad con Windows. Además, los derechos que se paguen por esa información se reducirán a un pago único de 10.000 euros; y los derechos que se paguen por una licencia a nivel mundial, que incluya patentes se reducirán del 5,95% al 0,4%, frente al 7% solicitado inicialmente, dice en un comunicado oficial la CE.

El pacto negociado entre la comisaria europea de competencia, Neelie Kroes, y el consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer va a tener importantes implicaciones para el mercado de servidores pues permite a empresas como IBM, Sun Microsystems o a pequeños desarrolladores independientes, desarrollar y vender programas que funcionen de manera totalmente integrada con Windows por una "compensación mínima", tal y como la califica el rotativo estadounidense The New York Times.

Competir en igualdad de condiciones

Los competidores consideran que esta medida va a ser fundamental para poder competir en igualdad de condiciones en un mercado donde hasta ahora Microsoft contaba con la ventaja de saber más sobre el sistema operativo sobre el que tenían que trabajar el resto de los programas. Los expertos prevén que este cambio en las condiciones del mercado abran nuevas posibilidades para las ventas de aplicaciones, especialmente, en el sector empresarial.

Kroes ha asegurado que esta decisión de Microsoft va a marcar al mercado del software en general, y a los desarrolladores de programas de código abierto en concreto. "Las repercusiones de este cambio van a empezar a ahora y van a continuar a lo largo de los próximos años", opina la comisaria.

"Microsoft está haciendo por fin, lo que la Comisión le ordenó hacer en 2004. Este puede ser un importante punto de inflexión", apunta George Greeve, presidente de la Free Software Foundation Europa, la principal asociación de defensa del software abierto.