Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Un detective capaz de detectar fotos amañadas

Mientras Hany Farid estaba sentado en su oficina del Dartmouth College una mañana reciente, toqueteaba su ordenador portátil. "Jamás me envíe una fotografía suya", comentaba Farid, director del Image Science Laboratory de Dartmouth. "La someteré a las cosas más terribles". Farid, un ingeniero de 41 años, es fundador de una subdisciplina informática: la autopsia digital. Casi todos los días pasa el tiempo transformando imágenes corrientes en fotos con significados drásticamente nuevos. Su ratón va haciendo clic y Elvis Presley pasa a formar parte del consejo de administración de Dartmouth.

El objeto de esta manipulación es descubrir cómo se llevan a cabo las falsificaciones informáticas. Los organismos de espionaje, los medios informativos y las revistas científicas utilizan los servicios de asesoría de Farid cuando deben verificar la validez de las imágenes. Farid vende un paquete de programas, "Q", a los clientes, de modo que ellos también pueden convertirse en detectives digitales.

Pregunta. Comencemos con algunas definiciones. ¿Qué es exactamente la autopsia digital?

Repuesta. Es un nuevo campo. No existíahace cinco años. Analizamos medios digitales —imágenes, audio y vídeo—, y tratamos de determinar si están manipulados o no. En la sociedad actual, vemos imágenes falsificadas de manera habitual. Si los periódicos sensacionalistas no pueden conseguir una foto de Brad Pitt y Angelina Jolie paseando juntos por una playa, crean un fotomontaje con dos imágenes. En realidad, Star (una revista de cotilleos) hacía eso. Y también está sucediendo en los tribunales, en la política y en las revistas científicas. En consecuencia, ahora vivimos en una era en la que la vieja creencia de que las fotografías eran un registro definitivo de los acontecimientos desapareció.

P. ¿Por qué tienen que saber de esto los científicos?

R. Porque no hace mucho, unos investigadores de Corea del Sur tuvieron que retirar unos artículos publicados en Science, ya que las fotografías utilizadas para demostrar que se habían clonado células madre humanas en realidad se habían clonado mediante Photoshop, y no en un laboratorio. Hay otros casos recientes. Y hoy en día, cada vez más, en la ciencia las fotografías son los datos. La Federal Office of Research Integrity [Oficina Federal de Integridad en la Investigación] señala que en 1990, menos del 3% de las acusaciones de fraude que investigaban guardaban relación con imágenes impugnadas. En 2001, esa cifra era del 26%, y el año pasado, del 44,1%.

P. Usted crea 'software' para detectar falsificaciones. ¿Cómo lo diseña?

R. Pienso como un falsificador. Paso mucho tiempo con Photoshop, creando falsificaciones digitales para conocer las herramientas y las técnicas que utiliza un falsificador. Creamos un fotomontaje de dos personas y preguntamos: "¿Cómo podemos manipular esta fotografía para que resulte convincente?". Al trabajar a la inversa, descubrimos las técnicas del falsificador y la forma de detectarlas. Al analizar fotomontajes de dos personas, hemos descubierto que uno de los aspectos más difíciles de igualar para un falsificador es la luz. Así que hemos desarrollado un sistema para medir si la iluminación es la misma en varias partes de la imagen. En los ojos de una persona podemos ver un ligero reflejo de la luz que entra en la habitación. Así que desarrollé una técnica que puede tomar esa pequeña imagen del reflejo y decirnos dónde se encontraba la luz mientras estábamos siendo fotografiados. ¿Se corresponde con lo que vemos en la imagen?

P. ¿Cuál ha sido la aplicación más interesante de su programa?

R. Vendí una copia a una empresa canadiense que celebra un concurso de pesca. La gente envía fotografías de peces que ha atrapado. Mi programa puede comprobar si el pez de la imagen había sido agrandado. Podemos demostrar si el pez era o no era "¡así de grande!".