Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un SMS contra el vodka de 'garrafón'

El productor ruso Kristall permite comprobar la autenticidad de sus botellas a través de mensajes de texto

El fabricante ruso de vodka Kristall ha desarrollado un singular programa que permite comprobar por medio de mensajes de texto (SMS) la autenticidad de su producto, en un país donde miles de personas mueren cada año por consumo de bebidas adulteradas.

La fábrica moscovita pega en cada botella y su tapa un sello especial con un código único para cada envase que, al ser enviado por SMS al número telefónico de Kristall, permite obtener una respuesta inmediata sobre el origen del producto. Si la bebida es auténtica, el fabricante en su respuesta repite el código marcado y lo firma con su nombre, Kristall, y si en su base de datos no figuran las cifras marcadas advierte que se trata de un "producto falsificado".

En este caso, Kristall se compromete a realizar de forma gratuita un peritaje del producto adulterado y expedir un certificado oficial con los resultados que servirá para argumentar una demanda judicial contra el establecimiento que vendió la bebida y su fabricante. También es posible efectuar este chequeo por Internet, al entrar en la página digital de la empresa (kristall.ru) y marcar el citado código.

El curioso sistema, puesto en marcha por Kristall conjuntamente con una compañía operadora de telefonía móvil, llamada Eyeline Communication, por ahora permite controlar solo una marca de vodka, peros antes de finalizar el año la empresa lo extenderá a la mitad de su producción.

La compañía RosSpirtProm, que gestiona las empresas estatales del sector, aseguró a la agencia Interfax que ese proyecto no encarecerá el producto y no descartó que en el futuro sea extendido a las otras 200 fábricas de alcohol que controla el Estado ruso.

Según expertos, hasta la mitad del mercado ruso de bebidas alcohólicas corresponde a la "economía sumergida", mientras el Ministerio del Interior informa de que unos 40.000 rusos mueren anualmente en el país por intoxicación alcohólica, buena parte de ellos por consumir bebidas adulteradas y falsificadas