Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CAMPUS PARTY

Los chicos de Google

Ricardo y Raúl son dos ingenieros informáticos de 26 y 34 años. Ambos viven y trabajan en Londres de la mano de Google. Ricardo, el más joven, lleva allí un año y medio. Cuando llegó estaba todo por hacer. De hecho, fue el empleado número 6 de la oficina. Allí se dedica a implementar GoogleMaps en los móviles. Raúl en cambio lleva sólo 7 meses, pero le brillan los ojos igual que a Ricardo cuando habla de lo que está haciendo allí. Trabaja desarrollando para GMail.

Google lleva un tiempo buscando desarrolladores por todo el mundo. Realizando eventos como el Google Developer Day tratan de atraer la atención de los nuevos talentos. Ricardo y Raúl nos cuentan que en Google están especialmente interesados en encontrar trabajadores españoles, ya que les gusta mucho la forma de trabajar que tenemos aquí. Dicen que no nos hace falta un jefe que dirija nuestros pasos, sino que somos capaces de tomar nuestras propias decisiones. Buscan personas resolutivas, que no se pasen la mayoría del tiempo inmiscuidos en un proyecto que nadie sabe si al final funcionará, sino trabajadores que decidan y hagan.

Ricardo y Raúl nos comentan que una vez que has pasado por todos los procesos de selección (más de 10 entrevistas teléfonicas y presenciales, pruebas?), tu vida queda solucionada por Google. Ellos te facilitan la vida (alojamiento, manuntención, masajes...), para que tu única responsabilidad sea, sencillamente, tu trabajo. Sólo tú eres quien impones tus metas, horarios, y tiempo para desarrollar, lo demás corre por cuenta de Google.

Ellos les buscan y los trabajadores quedan encantados. Parece el trabajo ideal para cualquiera. Sin embargo, los integrantes españoles que se encuentran en el equipo de Google, se cuentan con los dedos de la mano. Entonces ¿dónde está el problema?, pues al parecer, y según nos dicen Ricardo y Raúl, suelen ser los propios españoles los que se limitan a la hora de acudir a una entrevista con Google. Nos asusta el problema del idioma. Sin embargo, una vez allí ¡todo se aprende rápido!

Una manera que ha encontrado Google para que los españoles pierdan sus miedos, son las becas de Summer of Code. Otro de los problemas con los que se encuentran es la universidad española. Como todos sabemos, suele basarse en una enseñanza que ofrece el aprendizaje de los problemas ya solucionados, en vez de enseñar aquellos para que los estudiantes se desarrollan solucionándolos. Lo que está claro es que quién sea capaz de superar estas barreras, tiene todo en sus manos para llegar muy lejos en Google.