Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La PS3 y las baterías de litio lastran el crecimiento de Sony

Los beneficios de la compañía japonesa crecieron un 2,2% en el ejercicio fiscal de 2006

Los beneficios de Sony crecieron en 2006 menos de lo esperado. Los analistas achacan los problemas de la multinacional al aumento de la competencia, los costes de la reestructuración, la aportación negativa de su división de videojuegos y los problemas con las baterías que fabrica. Las ventas de electrónica y producción cinematográfica sostienen las ganancias de la multinacional, que obtuvo un beneficio neto de 126.300 millones de yenes (1.071 millones de dólares), lo que supone un incremento del 2,2% con respecto al ejercicio anterior.

Sony tuvo que hacer frente en 2006 a numerosos gastos relacionados con la salida al mercado de la última versión de la PlayStation y con la retirada de baterías de litio defectuosas en sus ordenadores portátiles. Estos problemas derivaron en una caída de sus beneficios por operaciones de un 68,3%, hasta los 71.800 millones de yenes (608 millones de dólares). Las ventas de la compañía japonesa, que crecieron un 10,5% hasta los 8,29 billones de yenes (70.303 millones de dólares), sostuvieron el crecimiento.

La división de videojuegos de Sony aumentó un 6,1% sus ventas en el ejercicio 2006 gracias a la ampliación de su oferta con la PS3, se hundió en números rojos con unas pérdidas por operaciones de 232.300 millones de yenes (1.969 millones de dólares). Paga así la factura del estreno de la PS3, que llegó a los mercados nipón y estadounidense a trompicones a principios de noviembre, un año más tarde que su competidora Xbox 360 y un mes más tarde que la Wii.

El buen funcionamiento de los televisores de última generación, como el BRAVIA, sus portátiles VAIO y las cámaras digitales Cyber-shot, contrarrestaron el mal trago ocasionado por las consolas. De esta forma, la división de electrónica totalizó alrededor del 70% de las ventas de la empresa, con unos ingresos de 6,05 billones de yenes (51.275 millones de dólares), un 16,9% más que en el mismo período de 2005.

Por otra parte, títulos taquilleros como "El Código Da Vinci" o "Casino Royale" abanderaron las producciones de la división cinematográfica de Sony, que obtuvo un beneficio por operaciones de 42.700 millones de yenes (8.189 millones de dólares), o un 55,7% más que en 2005.

El año fiscal se cerró con 67.600 millones de pérdidas (573 millones de dólares) entre enero y marzo. La compañía nipona es más optimista de cara al año fiscal en curso (que finaliza el 31 de marzo de 2008) y prevé disparar su beneficio neto hasta los 320.000 millones de yenes, lo que supondría un 153% más que en 2006, gracias al tirón de sus televisores de cristal líquido y un despegue de ventas de la PS3.

En plena "guerra de las consolas" a nivel mundial, el lanzamiento de la PS3, rodeado de problemas, resultó a final de año un lastre para la compañía, que ve como su principal rival, la también japonesa Nintendo, hace una suculenta caja con su consola Wii.