Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fundador de Livedoor, condenado por manipular las ganancias de la empresa

La estrategia del fundador del grupo de Internet, Takafumi Horie, provocó que la Bolsa de Tokio se tambaleara en enero de 2006

Takafumi Horie, fundador del grupo de Internet japonés Livedoor, ha sido condenado hoy a dos años y medio de cárcel por violación de las leyes bursátiles, informó la agencia Kyodo. La fiscalía había pedido una condena de cuatro años para Horie, de 34 años, por supuestos fraudes financieros y violación de las leyes bursátiles, en un caso que sacudió a la clase empresarial japonesa e hizo tambalear la Bolsa de Tokio en enero de 2006.

Al salir a la luz el escándalo, el índice bursátil Nikkei sufrió caídas de hasta 400 puntos, las más serias desde los atentados del 11 de septiembre de 2001. Horie estaba considerado como un empresario emblemático de la joven economía "puntocom" y todo un modelo de una nueva clase de ejecutivos innovadores japoneses hasta que, en enero de 2006, fue detenido por manipular los resultados financieros de Livedoor.

Inversores engañados

El ex presidente de Livedoor y otros cuatro directivos fueron acusados de manipular las cifras financieras de 2004 para elevar el valor de la empresa en la bolsa, mostrando ganancias de 5.000 millones de yenes (42,7 millones de dólares) cuando en realidad la firma tenía pérdidas. Finalmente, tras un juicio que se ha prolongado seis meses, el tribunal de distrito de Tokio ha considerado que Takafumi Horie cometió fraude financiero y engañó a los inversores.

El empresario, que ha acudido sin corbata y con semblante tranquilo al tribunal, ha negado en todo momento los cargos que se imputan, por lo que apelará la condena, según Kyodo. La fiscalía le había acusado de decepcionar a muchos inversores simulando que Livedoor estaba creciendo muy deprisa, mientras Horie se declaró inocente en el juicio.

En declaraciones a la cadena de televisión pública NHK, Noriyuki Yamazaki, que se hizo cargo de Livedoor tras desatarse el escándalo, ha dicho que es necesario asumir "seriamente" el veredicto judicial. El ex presidente de Livedoor había sido detenido en enero de 2006 y estaba en libertad condicional desde abril pasado.