Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE WEBS

Si juegas, no conduzcas

Un estudio de una consultora británica encuentra un vínculo directo entre videojuegos e imprudencia

Un 25% se piensa que está en Matrix

La BBC nos cuenta hoy que el 33% de los jóvenes conductores conducen de manera más arriesgada si han utilizado antes algún tipo de videojuegos. La cadena pública cita un estudio de una consultora especializada en seguridad vial, BSM, que asegura que ha encontrado un vínculo "indiscutible" entre darle a la consola y arriesgarse. El estudio, cuya fiabilidad es tanta como la que se le quiera conceder a cualquier encuesta, ha suscitado la rápida respuesta de David Perry, conocido diseñador de videojuegos: "Cualquier cosa que afecte a tus emociones afectará a la forma en que conduces, como la música. Y no el juego que utilizaste una hora antes". Y tiene parte de razón, aunque no todo el mundo es igual de responsable... o inteligente. Uno de cada cuatro de esos jóvenes aseguran que se imaginan que están en un videojuego mientras conducen en el mundo real.

El gusano de la CNN

Lo de los virus y troyanos ya se ha convertido en el día a día de los usuarios de Internet. Así que pocos problemas de seguridad informática son noticia ya, si no es para alertar de todo tipo de agujeros en las aplicaciones más comunes, o en los sistemas operativos de Microsoft. Pero cuando un gusano consigue colarse en los sistemas de una la gigantesca red interna de una gran corporación como Turner Broadcasting System, filial de Time Warner y matriz de la CNN. Se llama Delbot o Rinbot, dependiendo de qué compañía consultes, y se puede decir que la culpa del desaguisado -que en teoría permitía tomar el control de las máquinas- es de los responsables de la Red del conglomerado de medios de comunicación, por no actualizarso software de seguridad, de Symantec. No hagas lo mismo.

Berners-Lee y Starbucks: café para todos

Las dos de cierre incluyen primero la opinión de un pontífice de Internet, Tim Berners-Lee, que da sus opiniones sobre los sistemas DRM (gestión digital de derechos). En versión muy resumida: el inventor de la web quiere que la industria de contenidos suavice su postura y adopte una aproximación más suave a la hora de defender sus derechos. Y segundo, el sistema que Starbucks, la cadena del café caro, pone a disposición de sus clientes para que encuentren sus locales. Basta enviar un SMS para que el consumidor estadounidense reciba las indicaciones que le permitirán llegar al dispensador de cafeína más cercano, de los que EEUU está plagado, por cierto.