Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE WEBS

¿El regreso de los ordenadores tontos?

La rebaja de costes y los problemas de seguridad le dan una segunda oportunidad a los terminales de red

Otra vez de moda

Lo cuenta The Wall Street Journal. Los ordenadores tontos, esos que son todo pantalla, teclado y ratón, y cuya mayor capacidad es la de conectarse a un servidor de red que es, en realidad, el que hace las funciones que hasta ahora desempeñan los PCs de sobremesa, vuelven a estar de moda. Las empresas pueden ahorrar hasta un 40% instalando este tipo de terminales, ya que dan menos costes (¿para qué tener un disco duro en cada ordenador, por ejemplo, si para trabajar se va a usar igualmente una unidad de red?) y ofrecen más seguridad. Lo dicho, si diriges una empresa piénsatelo; no serás el único, ya que se espera que este tipo de instalaciones va a crecer a un ritmo del 21,5%.

GPS con regalito

Dos historias curiosas nos llaman hoy poderosamente la atención de entre el ruido informativo. La primera, el apasionante relato de un delincuente reconvertido en agente doble al servicio del FBI. La segunda, la de unos GPS que venían con sorpresa. Si eres uno de los orgullosos propietarios de un TomTom Go 910, es posible que te la hayan hecho buena. Porque si tu localizador fue fabricado en octubre de 2006, su sistema operativo (6.51) viene con regalo: un virus que se instala en tu PC en cuanto le conectas el TomTom. ¿Cómo ha llegado hasta allí? Cosas que pasan, dicen en la empresa. ¿Y ahora qué? Pues ahora, a asegurarse de que tu antivirus está actualizado.

Vista en la calle

Cerramos el repaso diario con la resaca de Windows Vista, del que Microsoft asegura haberlo tuneado para no levantar las iras de las autoridades de defensa de la competencia en Europa (la Comisión). Ya en el mercado, y a falta del boca a boca que vaya emitiendo un dictamen popular sobre el nuevo sistema operativo, las reacciones son más bien tibias. En el mejor de los casos, gusta, pero no emociona. Por cierto que de él ha dicho Gates que es el más seguro hasta la fecha. Seguramente se lo haya contado Steve Ballmer. Y a Ballmer, ¿quién se lo ha dicho? Pues Gates, claro.