Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente chino quiere "purificar" la Red

Hu Jintao expresa a altos cargos del Partido Comunista su deseo de establecer un mayor control sobre la información que los ciudadanos de su país pueden encontrar en Internet

El presidente chino, Hu Jintao, ha pedido que se supervise y regule de forma más eficiente Internet -que cuenta en el país con más de 130 millones de usuarios-, para garantizar la seguridad de la información y la "estabilidad nacional". "Que podamos manejar Internet es un aspecto que afecta al desarrollo de la cultura socialista, de la seguridad de la información y de la estabilidad nacional", manifestó Hu durante una reunión del politburó del Partido Comunista.

Hu Jintao solicitó a los presentes en ese encuentro que "de forma activa y creativa” contribuyan a alimentar “una cultura virtual saludable", y señaló que el gobierno debería recurrir a la tecnología para guiar la opinión pública que utiliza como canal de comunicación Internet. "Deberíamos difundir más información de buen gusto, y promover productos online que representen la grandeza de la cultura china", ha afirmado. "Debemos promover un funcionamiento y uso de Internet civilizado, y purificar el entorno de la red".

En el último año el Gobierno chino ha emprendido una importante campaña para controlar la difusión de información y opiniones en la Red china, que cuenta con 20,8 millones de personas con blog. El Ejecutivo ya ha anunciado su intención de obligar a registrarse con datos personales reales a quienes posean una bitácora virtual, lo que obligará a los bloggers a autocensurarse para evitar castigos.

El número de internautas chinos creció el año pasado casi un 24% y, según un estudio hecho público ayer esta cifra podría llegar a superar el número de usuarios de Estados Unidos (el país con la mayor comunidad virtual, con 210 millones de clientes) en 2010. La organización de defensa de la libertad de prensa

La gran mayoría de los internautas chinos no puede acceder a algunas páginas web situadas más allá de sus fronteras, aquellas que ofrecen una versión crítica sobre la actualidad o que difiere de la dada por los medios oficiales. Reporteros sin Fronteras incluye a China en la lista de países que no respetan ese derecho básico. A menudo los informes de la organización incluyen críticas a Pekín por detener disidentes que expresaban sus opiniones en la red, cerrar páginas y, en definitiva, intentar ejercer un control casi total sobre la información que circula por la Red.