Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Louis Vuitton y Dior demandan a eBay por subastar copias falsas

El grupo francés denuncia que la casa de subastas permite la venta de falsificaciones de sus productos y se beneficia de este comercio

El grupo de lujo francés LVMH ha emprendido una cruzada contra la falsificación de sus productos en Internet. Si el pasado verano Google fue condenado a pagar 300.000 euros por falsificación de marcas, competencia desleal y publicidad engañosa al dejar a particulares anunciar en el buscador malas imitaciones, ahora es eBay quién tendrá que sentarse en el banquillo. Sólo en el segundo trimestre de este año aparecieron en la casa de subastas 300.000 anuncios de productos Dior y 150.000 bolsos de Louis Vuitton, de los cuales al menos un 90% eran falsos, según LVMH.

El periódico francés Le Monde publica hoy que Louis Vuitton y Dior presentaron este verano ante el Tribunal de Comercio de París las denuncias contra eBay, a la que reclaman por daños y perjuicios correspondientes al periodo 2001-2005 respectivamente 17 y 20 millones de euros.

Los demandantes afirman tener constatación notarial de cientos de casos de productos pirateados puestos en venta a través de eBay, por algunas compras que han hecho por internet para verificar la autenticidad, y hacen notar a modo de ejemplo que muchos bolsos presuntamente nuevos se proponen a unas pocas decenas de euros, cuando el precio en las tiendas oscila de 500 a 1.500 euros.

Hasta ahora, el grupo de lujo había actuado judicialmente contra los particulares que utilizan eBay como canal de ventas de material pirateado, pero con estas demandas pretende también atacar directamente al propietario de las redes de distribución.

La portavoz en Francia de la compañía de subastas, Esther Ohayon, aseguró que la empresa lucha contra la venta de productos falsificados "de forma agresiva", que esa práctica es "totalmente ilegal en eBay", que sus "servicios retiran los objetos ostensiblemente falsos" y que también piden a sus miembros que se los señalen.

Además, cuenta con un programa por el que los propietarios de patentes y marcas pueden prevenirlos para detener la venta de un producto pirateado.

Para evitar que eBay pueda beneficiarse de la legislación francesa -permisiva con las personas o empresas que almacenan información ilícita pero la retiran en cuanto tienen conocimiento de ese carácter ilegal-, los juristas de LVMH confían en demostrar que la compañía de subastas es también un prestatario de servicios.

De hecho, intentan que se aplique la jurisprudencia de Google, en referencia a la condena del motor de búsqueda en una sentencia del Tribunal de Apelación de París del pasado 28 de junio por la venta en línea de productos Louis Vuitton falsificados.