El ministro del Interior británico permite la extradición del pirata informático Gary McKinnon

Considerado el autor del mayor ataque informático al Gobierno de EE UU se enfrenta a una pena de cinco años de prisión

El pirata informático británico Gary McKinnon será extraditado a Estados Unidos. Dos meses después de que un tribunal londinense accediese a la petición de las autoridades de Estados Unidos, el ministro del Interior británico John Reid, era el único que podía evitar la extradición.

Pero Reid ha firmado la orden y Gary McKinnon, acusado de perpetrar el mayor "ataque informático militar de todos los tiempos", tendrá que enfrentarse a un tribunal estadounidense.

Más información
Gary McKinnon: autodidacta, obsesionado por los ovnis y peluquero
El 'hacker del Pentágono' será juzgado en EE UU

McKinnon, de 40 años, accedió supuestamente a ordenadores de la Administración Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA), el Ejército, la Marina, el Departamento de Defensa y la Fuerza Aérea de EEUU entre febrero de 2001 y marzo de 2002, en la mayor operación de piratería sufrida hasta ahora por el gobierno de EEUU. Causó daños de alrededor de 550000 euros según Estados Unidos. El pirara fue arrestado en noviembre de 2002.

Por ello, McKinnon, más conocido como solo podría ser condenado a una pena máxima de cinco años de prisión y una multa de unos 227.650 euros. Tras conocer la decisión del ministro del Interior declaró que iba a apelar la decisión, asegurando a la cadena de televisión BBC News 24: "Estoy muy preocupado y me siento muy decepcionado con mi propio Gobierno". Reid aclaró que McKinnon tiene sólo 14 días para apelar.

Trae ser arrestado, McKinnon admitió acceder a los ordenadores del Gobierno estadounidense pero negó haber causado ningún daño y señaló que lo hizo "por curiosidad". La versión los fiscales es que McKinnon pirateó redes muy delicadas durante un año y dejó inservibles los sistemas de defensa estadounidenses.

El pirata informático británico Gary McKinnon.
El pirata informático británico Gary McKinnon.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS