Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo DNI electrónico llega a los ciudadanos

El ministro José Antonio Alonso acude a Burgos para dar inicio a la expedición de los nuevos documentos identificativos

El ministro de Interior, José Antonio Alonso, ha presidido esta mañana en Burgos el acto de entrega del primer DNI electrónico a un ciudadano. El nuevo documento, que incluye mayores medidas de seguridad y un microchip en el que almacena información sobre el titular en formato digital, podrá expedirse en todo el territorio nacional en 2008.

Ana Isabel Vicente, empresaria burgalesa, recibió esta mañana en la Comisaría Provincial de Burgos su DNI electrónico, el primero que se expide en España. A esta ciudad han acudido varias autoridades para asistir al histórico acto de estreno del nuevo documento, cuya implantación sitúa a España a la vanguardia internacional de la Sociedad de la Información, según Interior.

Burgos ha sido elegida como punto de partida en el proyecto de implantación del nuevo Documento Nacional de Identidad electrónico (DNIe). La ciudad castellana será la única que entregue los nuevos documentos electrónicos hasta el mes de abril. Desde hoy, los burgaleses que tengan que renovar su Documento Nacional de Identidad o hacer su primera inscripción tendrán la opción de activar la utilidad de la firma electrónica, con todas las posibilidades de uso que ésta conlleva, y las comodidades y seguridad que supone para el usuario la posibilidad de su utilización.

Posteriormente, y de manera paulatina, el resto de los españoles tendrán en sus respectivas Oficinas de Expedición la opción de activar la firma electrónica. La implantación se hará de forma progresiva, de tal forma que a comienzos de 2008 se expedirá el nuevo DNI electrónico en toda España.

"Acreditación para el mundo físico y el digital"

El Ministerio del Interior define al nuevo documento como "una acreditación inequívoca personal con la garantía del Estado, válida tanto para el mundo físico como para el digital". El objetivo es que el nuevo documento reduzca la burocracia y facilite los trámites administrativos entre los departamentos de Economía, Interior, Trabajo y Administraciones Públicas.

El coste del proyecto técnico para la implantación del nuevo documento de identidad ha ascendido a 220 millones de euros, la mayor parte correspondientes a la tarjeta soporte, pese a lo que la tasa de expedición del DNIe se mantendrá en su precio actual de 6,60 euros.

El nuevo DNI electrónico es un proyecto liderado por la Dirección General de la Policía y el Ministerio del Interior, tras muchos meses de trabajo de cientos de profesionales en el mismo y una inversión global superior a los 314 millones de euros. Para lograrlo, distintos organismos y departamentos ministeriales han estado trabajando conjuntamente a lo largo de los últimos años, coordinados en una Comisión Interministerial formada por los Ministerios de Presidencia, Interior, Administraciones Públicas e Industria, Turismo y Comercio.

Medidas de seguridad

El DNIe es una tarjeta en la que figura un chip que almacena datos sobre el usuario. Éste está dotado con las últimas tecnologías de cifrado de datos, protección destinada a evitar que la información sobre su titular sea revelada sin su consentimiento.

El documento electrónico también incorpora tintas variables y rayos ultravioletas, microescrituras y relieves. La grabación de los datos por láser, que quema la superficie de la tarjeta, dificultará además cualquier posible falsificación. Además del chip, la tarjeta incluye fotografía digitalizada del titular, su firma y la huella dactilar.

Interior asegura que los datos de carácter biométrico -como la foto o la fecha de nacimiento del ciudadano, por ejemplo- solo están a disposición del ciudadano, en entornos de seguridad, en unos terminales de servicio ubicados en las oficinas de expedición del DNI y denominados Puntos de Actualización del DNI.

Al evento de estreno del nuevo DNI han acudido, además del ministro Alonso, el responsable de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, el alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio y el Secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, entre otros.