Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector público europeo es inaccesible en Internet

Un estudio del Gobierno británico afirma que el 70% de sus páginas 'web' no están construidos de forma que cualquiera pueda acceder a ellos independientemente de su condición física o del dispositivo que use

A poco más de un mes de que entre en vigor en España la norma que obliga a las administraciones públicas a garantizar que sus páginas de Internet son accesibles, un informe elaborado por la presidencia británica de la UE señala que sólo el 3% de 436 sitios analizados pueden ser consultados por cualquiera -independientemente de su condición física-, desde cualquier dispositivo -móvil, ordenador, consola…- y con cualquier navegador o sistema operativo.

El informe hecho público la semana pasada por el Gobierno británico, que ocupa hasta el 31 de diciembre la presidencia rotativa de la Unión Europea, no detalla los resultados obtenidos por cada uno de los 25 Estados miembros, pero la visión global que ofrece sobre la accesibilidad en Internet del sector público europeo es bastante sombría.

Para juzgar cómo se comporta el sector público en materia de accesibilidad el Ejecutivo británico ha comprobado si las páginas cumplen con las Políticas de Accesibilidad para Contenido Web (WCAG, en sus siglas en inglés) establecidas por el consorcio mundial W3C. Éstas establecen un nivel superior conocido como AA que garantiza una accesibilidad total, pero ninguno de los sitios analizados logra esta marca.

El 70% no es nada accesible

La calificación inmediatamente inferior, la A, la ha alcanzado un 13% de los sitios, pero con diferencias. Sólo un 3% de las webs analizadas que obtiene esta calificación pasa las pruebas manuales además de las automatizadas, que normalmente se basan en un análisis del código de las páginas pero no analizan el comportamiento de éstas ante un usuario. El 10% de las webs públicas sometidas a estudio cumple las pruebas automáticas, pero no las realizadas manualmente.

Por debajo de todas estas páginas se sitúa el 17% de las estudiadas que pese a no lograr un nivel A de facto, presentan errores tan leves que son calificadas como 'de nivel A con errores marginales'. Finalmente, el 70% de las web restantes mostraron durante el estudio poca preocupación por la accesibilidad de sus contenidos, en cuya revisión automática se produjeron fallos persistentes.

Nuevo reconocimiento a la Seguridad Social

El informe de la presidencia europea no se limita a las críticas, pues señala varios ejemplos de webs públicas que respetan los estándares de accesibilidad. Entre ellas se encuentra el sitio de la Seguridad Social española, que la semana pasada recibió también un premio del W3C por la labor realizada en este campo. Las otras páginas destacadas por el informe son la del Departamento de Salud Pública de Reino Unido y la del Banco Central Europeo, por su respeto a las normas WCAG.

Las políticas del W3C son recogidas en el estudio como recomendaciones a aplicar por los Estados. Entre ellas puede citarse la necesidad de crear una página con ayuda para el usuario y consejos sobre accesibilidad, separar contenido de presentación mediante el uso de hojas de estilo (CSS), ofrecer texto alternativo para todas las imágenes y objetos dinámicos de las páginas, mostrar al usuario información sobre en qué punto de la página se encuentra, permitir al internauta cambiar el tamaño del texto, o usar encabezamientos que dejen clara la estructura del sitio.

Obligación legal

El documento incluye también una serie de recomendaciones no técnicas para los Estados, entre las que se encuentra la de "establecer un objetivo claro para hacer que todos los sitios del sector público cumplan con el nivel AA de WCAG".

España ya hizo suyo este propósito en el pasado, al incluir en la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y el Comercio Electrónico (LSSICE) una previsión que obliga a todas las webs de la administración a cumplir con las normas de accesibilidad generalmente aceptadas antes de 2006.