Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desmantelada una red española que vendía cigarillos procedentes de China en Internet

En la operación han participado más de 250 aduaneros europeos

La Oficina europea de lucha contra el fraude (OLAF)se ha incautado de más de 2 millones de objetos falsificados y 500.000 kilos de mercancías , entre ellos cigarrillos procedentes de China que comercializaba una empresa española a través de Internet.

La operación "FAKE", se llevó a cabo en las fronteras marítimas y aéreas de la UE entre el 17 y el 27 de mayo de este año y movilizó a más de 250 agentes aduaneros en toda la Unión.

Los agentes de la OLAF descubrieron que una empresa de Cádiz comercializaba cigarrillos falsificados procedentes de China a través de Internet con el objetivo de blanquear dinero en España.

Para efectuar su compra los consumidores tenían que facilitar sus datos y el número de su tarjeta de crédito a través de la red y para consultas disponían de un teléfono de contacto que, según comprobó la OLAF, coincidía con el de otras tres compañías españolas.

Ante tal coincidencia, la Oficina antifraude decidió investigar las actividades de la empresa y descubrió que obtenía cigarrillos falsificados de proveedores chinos, los vendía en Amberes (noroeste de Bélgica) y blanqueaba el dinero en España.

El comisario europeo de Fiscalidad, Laszlo Kovacs, aseguró en rueda de prensa que "el 70 por ciento de los productos de contrabando que circulan en la Unión Europea son de origen chino" y anunció que en el viaje que realizará la próxima semana a este país tratará el asunto con las autoridades nacionales.

Kovacs mencionó, además, que prevé "una simplificación del código aduanero comunitario antes de finales de este mes".

Kovacs, subrayó también que el contrabando de productos tiene "nefastas repercusiones económicas para las empresas europeas" e hizo hincapié en "los riesgos que plantea para el consumidor".

El contrabando, según las autoridades comunitarias, representa hoy en día en el comercio mundial una cuota del 5 al 9 por ciento, cifra que va en aumento y supone pérdidas de 200.000 a 300.000 millones de euros en todo el mundo.