Cambio de hora en España: en la madrugada del sábado a domingo entra el horario de verano

Claves sobre una práctica que está muy cuestionada desde hace años en Europa y en América

La madrugada del domingo 27 de marzo, los relojes se adelantarán una hora y a las 2.00 serán las 3.00.
La madrugada del domingo 27 de marzo, los relojes se adelantarán una hora y a las 2.00 serán las 3.00.

El cambio al horario de verano en España, el primero de 2022 se producirá en a madrugada del domingo 27 de marzo. Los relojes se adelantarán una hora y a las 2.00 serán las 3.00. Esa noche tendrá una hora menos y a partir del domingo amanecerá y anochecerá más tarde, hasta otoño. La gran pregunta es, como desde hace años, si será el último. Aunque las modificaciones horarias se aplican en todos los países de la Unión Europea (UE) con la intención de ajustar la jornada laboral a las horas de luz natural, la Comisión Europea aprobó hace ya tres años un proyecto de directiva para ponerles fin. Sin embargo, ni los Veintisiete ni los expertos de los propios países miembros lograron ponerse de acuerdo. Y así, se ha ido aplazando la decisión. A continuación respondemos a esta y otras cuestiones sobre el cambio de hora.

¿Será este el último cambio de hora?

En septiembre de 2018, la Comisión Europea presentó una propuesta destinada a eliminar los cambios de hora en toda la UE al año siguiente, tras una consulta en la que el 84% de los 4,6 millones de ciudadanos europeos encuestados se mostraron a favor de abandonar esta política. Ese mismo otoño, el Gobierno del PSOE puso en marcha un grupo de trabajo que debería tomar una decisión para España. En marzo de 2019, el Parlamento Europeo respaldó la propuesta que prolongaba el plazo de implantación: dos años más, hasta 2021. Sin embargo, desde entonces no se han registrado avances. “No hay novedades, el expediente sigue estancado más o menos en la misma posición que en 2018″, explicaba una fuente diplomática del Consejo de la UE a este periódico en octubre del año pasado.

¿Con qué horario se quedaría España?

No está claro. El comité de expertos nombrado por el Gobierno para decidir si España se queda con el horario de invierno o con el de verano no se puso de acuerdo sobre cuál era mejor. Aunque se abrió un periodo de reflexión antes de decidir, ahora está todo en el aire a la espera de que Europa retome el asunto.

De eliminarse el cambio de hora, de acuerdo con el presidente de la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios Españoles, José Luis Casero, el horario que comienza en octubre es el que debería adoptarse en España. “Es el más acorde con factores como salud, descanso, productividad y rendimiento laboral y escolar”, dice. El especialista en medicina del sueño y director de la Unidad del Sueño de la Teknon de Barcelona, Javier Albares, coincide: “Desde un punto de vista fisiológico, se apoya la eliminación del cambio de horario de primavera y otoño y el mantenimiento del horario de invierno todo el año”.

El horario de invierno, que despierta menos simpatías entre la mayoría de la población, es “más beneficioso” desde el punto de vista médico, afirma Albares. Según diversos estudios, ayudaría a sincronizar los relojes biológicos. “Nos levantaríamos con luz por la mañana, iríamos a dormir más temprano, seríamos más sanos cardiovascularmente. Tendríamos una sociedad más sana psicológicamente y el rendimiento escolar y laboral mejoraría”, detalla.

¿Cómo nos afecta el cambio al horario de verano?

Albares explica: “El cambio de horario, aunque sea solo de una hora, altera la maquinaria del reloj interno, que tardará unos días en resincronizarse. Obligar al reloj interno a adaptarse a otro horario comporta mayores problemas en niños y personas mayores, ya que ese reloj es menos flexible. En algunas personas es únicamente cansancio unos días, pero en otras conlleva más problemas, como alteraciones del ritmo del sueño, en forma de insomnio y somnolencia, y gastrointestinales. Son poco importantes, pero evitables, puesto que el cambio de hora no tiene mucho sentido”.

¿Para qué sirve el cambio de hora?

En sus inicios, a mediados del siglo pasado, el movimiento del reloj servía para aprovechar mejor las horas de luz natural y consumir menos electricidad. Ahora, el impacto económico es prácticamente insignificante. En el anterior cambio de hora, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) advirtió de que lo que deja de gastarse puede ser “poco significativo” y depende de factores como el clima o el lugar geográfico. Pero, según aclaraba, no existen estudios recientes. “Se aprobó en una época muy distinta a la actual, con consumos de luz mucho más elevados y hábitos de vida que podrían afectar en mayor medida al consumo energético. Sin embargo, la actualidad atiende a otra realidad, por ejemplo, laboral, que se ha de tener en cuenta: las jornadas de trabajo han cambiado y el teletrabajo se ha ido extendiendo, lo que hace que las rutinas de la ciudadanía no coincidan tanto como antes en el mismo espacio-tiempo”, recalcaron.

Además, recordaron que existen mecanismos más relevantes para lograr ahorros energéticos, como la sustitución de luces y aparatos por alternativas más eficientes, o asegurar que la potencia contratada y la tarifa eléctrica contratada es la adecuada para las necesidades de cada uno.

¿Se hace en todo el mundo?

No todos los países cambian la hora dos veces año, sino que se trata de una práctica que se ejecuta especialmente en Europa, con la excepción de Islandia y Turquía, y en América del Norte, si bien todo indica que a partir de 2023 no habrá más cambios de hora en Estados Unidos. En Sudamérica, solo Chile y Paraguay siguen modificando la hora cada primavera. En Asia, casi ningún país los aplica, salvo Irán, Palestina, Siria y Jordania. Por su parte, Indonesia, Arabia Saudí, Afganistán, Venezuela, Vietnam, Camboya, Tailandia y buena parte de África nunca lo han hecho.

Otros países, como México, Estados Unidos o Australia están tan divididos que dependiendo de la región se cambia o no la hora. Así, a partir de este domingo en Arizona tendrán una hora más que en el resto del país norteamericano, porque son el único Estado que no adelanta el reloj. Así las cosas, el Senado estadounidense aprobó por unanimidad el martes pasado la ley que permitirá que, a partir de noviembre de 2023, no haya más cambios de hora. Si la iniciativa legislativa prospera tras su paso por el Congreso (y todo hace pensar que eso está hecho), el país se quedará para siempre en el horario de verano.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS