La necesidad de refuerzos entre los sanitarios por la covid deja al valle navarro de Ezcabarte sin consultorio médico

La nueva ola de contagios pone otra vez al descubierto las carencias de la atención primaria en muchas zonas del país

Un hombre camina delante de un cartel de protesta contra el cierre del consultorio médico de Arre en Navarra, el 13 de enero.
Un hombre camina delante de un cartel de protesta contra el cierre del consultorio médico de Arre en Navarra, el 13 de enero.PABLO LASAOSA

Resignación y preocupación por cómo va a afectar a los más mayores. Así ha recibido el vecindario del Valle de Ezcabarte, en Navarra, la decisión de Salud de cerrar el consultorio médico del concejo de Arre para reforzar la plantilla del centro sanitario de Villava, cabecera de esta zona básica de Salud. Desde el Gobierno navarro han adoptado la decisión después de que se notificaran varias bajas por covid-19 entre el personal sanitario del centro y se constatara la elevada presión asistencial. La previsión es que se reabra dentro de una semana, pero dependerá de cómo evolucione la situación.

Las casi 2.000 personas empadronadas en el Valle de Ezcabarte recibieron la noticia el martes por la tarde a través del chat oficial del Ayuntamiento. En el escueto mensaje se les comunicaba que “debido a la situación sanitaria y al alto número de positivos y bajas laborales por covid entre los sanitarios de Villava, el Consultorio Médico de Arre, momentáneamente y hasta nueva orden, se ve obligado a permanecer cerrado”.

El alcalde de Ezcabarte, Pedro Lezaun, manifiesta que acogieron la noticia con “resignación porque supone tener que trasladarse a Villava”. “Al final es un poco de engorro, pero la situación lo requiere”, comenta. Jaione Guilabert, vecina del concejo de Makirriain, cuenta que al principio se solidarizó con el personal sanitario por el colapso de la red hospitalaria. No obstante, considera que este cierre es una mala solución: “Derivarnos el Valle de Ezcabarte al completo a Villava, que con la población que tienen ya de por sí es un centro colapsado, no es ninguna buena noticia, desde luego que no lo es. Creo que Salud tiene que hacer algo mucho más resolutivo”.

El presidente del concejo de Azoz, Natxo Odria, expresaba a título personal: “No es de recibo lo que está sucediendo. Los consultorios tienen que estar abiertos y para que estén abiertos hace falta que haya personal. Y si no hay de recambio igual es porque no ponemos el dinero suficiente”. De la misma opinión es Juan Mari Ulacia, del concejo de Arre, donde se encuentra el consultorio. “Lo que no se puede hacer es quitar gente para que luego andemos con estos problemas”, incidía. “Lo que tienen que hacer es coger más sanitarios”.

La pandemia cayó como una losa sobre una atención primaria en España que ya llevaba años quejándose de una enorme carga de trabajo y de escasez de personal, tras los recortes de hace una década que se cebaron con los centros de salud. La gran crisis sanitaria machacó a esta primera línea de batalla contra la enfermedad, y la inesperada explosión de contagios más leves causada por la variante ómicron ha cargado esta sexta ola sobre sus agotados hombros. A ellos se suman las bajas que entre los propios sanitarios provoca la enfermedad, que vive estos días cifras récord de infecciones.

Hay un aspecto que preocupa especialmente al vecindario de Ezcabarte: el transporte hasta el centro de salud. Guilabert cree que los principales perjudicados van a ser las personas mayores: “Hay que tener en cuenta que en el valle la población no tiene 12 años, es mayor, necesita asistencia, necesita un servicio”. En la misma línea, Ulacia subraya que los más mayores de Arre acuden habitualmente al consistorio a pie, pero “a Villava no sé cómo podrán ir, tendrán que buscarse la vida. Hay mucha gente mayor que no tiene medio de transporte y lógicamente esto les va a afectar para mal”.

Desde el departamento de Salud han explicado que el Ayuntamiento de Ezcabarte cuenta con un servicio de transporte a demanda para aquellos pacientes de concejos cercanos a Arre que requieran ser atendidos en el consultorio, y que durante esta semana ese servicio también estará disponible para todos aquellos vecinos que necesiten ser trasladados a Villava. Salud también garantiza que, si es preciso, se atenderá al paciente en su propio domicilio.

Desde el departamento aseveran que “a fecha de hoy no se ha cerrado ningún consultorio más” y que se trabaja para mantener el servicio en los 228 consultorios y los 57 centros de salud que están en funcionamiento en Navarra.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS