Un hombre agrede con una porra extensible a un matrimonio homosexual al grito de “¡maricones!”

El ataque, producido en la madrugada del domingo en A Coruña, refleja el aumento de la violencia homófoba que denuncian los observatorios contra la LGTBIfobia

Marcos Fernández y Alex Docherty, matrimonio que sufrió una agresión homófoba el pasado fin de semana en A Coruña.
Marcos Fernández y Alex Docherty, matrimonio que sufrió una agresión homófoba el pasado fin de semana en A Coruña.Óscar Corral

“Es la primera vez que nos ocurre algo así, todavía no damos crédito”, cuenta Marcos Fernández con la nariz aún dolorida y moratones por todo el cuerpo por el ataque homófobo que padeció cuando paseaba con su marido, Alex Docherty, en la madrugada del domingo por el centro de A Coruña. La pareja, de 30 y 38 años, que vive en Berlín, lleva unos días en la ciudad gallega, donde acudió para visitar a la madre de Fernández.

El sábado por la noche, ambos salieron a dar un paseo y se sentaron a tomar unas cañas en una terraza del centro, a un par de minutos del domicilio. “Cuando nos fuimos de la terraza y comenzamos a caminar de vuelta a casa, empezó a seguirnos un hombre al grito de ¡maricones!”, relata Fernández. “Nos giramos y le preguntamos que qué le pasaba e inmediatamente sacó una porra extensible con la que empezó a golpearnos. Mi marido, que es más alto, se puso detrás para protegerme y recibió varios golpes en un codo. A mí me dio de lleno en la nariz y en brazos y piernas”.

La paliza habría continuado, cuenta el matrimonio, si no hubiera pasado cerca una pareja que al ver la agresión llamó a la policía. Los agentes “llegaron de inmediato e identificaron al hombre. Enseguida apareció también una ambulancia”.

Más información

Al día siguiente, presentaron la denuncia. “La pusimos porque creemos que hay que visibilizar esto que está ocurriendo. Todavía estamos flipando. ¿Pero qué tipo de persona lleva una porra extensible por la calle? Me dio un ataque de ansiedad que creo que aún no he superado”, relata Fernández.

Ambos acudieron al hospital, donde les hicieron un parte de lesiones. “Alex salió con el brazo en cabestrillo. Parece que no hay rotura, aunque aún no sabemos si tiene alguna fisura en el codo o solo es una contusión”.

El matrimonio está digiriendo todavía lo ocurrido. Llevan cinco años viviendo en Berlín y anteriormente estuvieron en Londres, de donde es Docherty. “Ni allí, ni tampoco en A Coruña ni en ninguna parte nos había pasado jamás algo así”, afirma Fernández convencido de que hay una ola “no solo homófoba, sino también xenófoba y machista. Mucho odio que va ganando posiciones políticas, por lo que este tipo de gente se está creciendo”.

Lo constataron ambos cuando en la madrugada del domingo, tras la agresión y con el susto aún en el cuerpo, se les acercó un chico negro. “Nos dijo que a él lo atacan con frecuencia por su color. Se nos cayó el alma a los pies”.

Repunte de la violencia

Su caso evidencia lo que reflejan las estadísticas sobre los delitos de odio en España. Según el último informe elaborado por el Ministerio del Interior, las agresiones homófobas pasaron de 169 denunciadas en 2016 a 278 en 2019, último año del que se recogen datos. No obstante, más allá del número de ataques, los distintos observatorios contra la LGTBIfobia diseminados por España constatan un repunte de la violencia.

Ana García, presidenta de la Asociación por la Libertad Afectiva y Sexual (ALAS) de A Coruña, sostiene que los “discursos de odio amparados por partidos políticos con representación institucional están dando cobertura a estos delitos”, motivo por el que, sostiene, los observatorios contra la LGTBIfobia están muy alerta, recogiendo con precisión extrema los datos para transmitirlos a las instituciones.

Según los datos del observatorio de A Coruña, en 2020 subió el porcentaje de ataques LGTBIfóbicos en redes sociales; “una clara consecuencia del confinamiento”, sostiene García. La presidenta de ALAS destaca que en lo que va de año el mayor porcentaje de los casos registrados se han producido ya en la vía pública y en el ámbito doméstico.

Las estadísticas que recoge el informe del Ministerio del Interior reflejan que los delitos e incidentes de odio registrados por los cuerpos de seguridad en 2019 aumentaron un 6,8% con respecto a los de 2018. Se contabilizaron 1.706 y solo los cometidos por ideología (596, aunque con aumento porcentual de un 1,9%) y por xenofobia (515, con un incremento del 20,9% respecto a 2018) superaron a los 278 por orientación sexual o de género, que se mantuvo en el mismo porcentaje del año anterior.

El informe revela también que la vía pública es el lugar en el que se producen con mayor frecuencia y que la mayoría de las víctimas son hombres (en un 64%) de entre 26 y 40 años. El agresor es principalmente también de sexo masculino (en el 83% de los casos), tiene entre 18 y 40 años y en un 84,7% es de nacionalidad española.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción