La crisis del coronavirus

La campaña de vacunación en Estados Unidos avanza mucho más lento de lo esperado

La Administración Trump se comprometió a cerrar el año con 20 millones de vacunados, pero la cifra apenas supera los dos millones y medio

La doctora Alhan Fadiani administra una vacuna de Pfizer-BioNTech contra la covid-19 al veterano de guerra Dominic Pitella en Chelsea, Massachusetts.
La doctora Alhan Fadiani administra una vacuna de Pfizer-BioNTech contra la covid-19 al veterano de guerra Dominic Pitella en Chelsea, Massachusetts.JESSICA RINALDI / POOL / EFE

Dos semanas después del arranque de la campaña de vacunación masiva contra el coronavirus en Estados Unidos, las autoridades reconocieron este miércoles que el proceso avanza más lento de lo previsto. Se han enviado más de 14 millones de dosis de Pfizer-BioNTech y Moderna, pero poco más de dos millones y medio de ciudadanos han comenzado el tratamiento, según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). La meta más conservadora de la Administración de Donald Trump estimaba que para el cierre de este año 20 millones de personas se habrían vacunado. El presidente electo, Joe Biden, ha criticado el retraso y ha advertido de que a este ritmo “llevará años, no meses”, proteger a todo el país.

Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia, con 343.000 muertes. Diciembre ha sido el mes más mortífero desde el inicio de la crisis sanitaria, con más de 63.000 fallecidos en los 26 primeros días, casi el doble de lo registrado en noviembre. Uno de los factores que explica la lenta distribución de la vacuna es que cada Estado decide cómo inscribir a los residentes, cómo priorizarlos, cómo configurar los centros de inmunización y cómo abastecerse de los trabajadores necesarios. Algunos hospitales la distribuyen al personal médico y otros grupos prioritarios por orden alfabético y otros utilizan sistemas más complejos. También hay territorios como Maryland, donde la sociedad médica estatal ha advertido de que los departamentos de salud “aún no han anunciado un calendario o detalles” sobre el proceso de vacunación.

Trump remarcó este miércoles la responsabilidad de las autoridades estatales en la distribución de las vacunas, una vez que el Gobierno federal las hubiera distribuido a los centros que estas designaron. Pero los gobernadores se quejan de que no cuentan con los fondos federales suficientes para hacer frente a la macro operación, mientras los empleados de los departamentos de salud de sus territorios continúan haciendo frente a la descontrolada ola de nuevos casos, que ya rozan los 20 millones en todo el país. El paquete de fondos firmado por el presidente estadounidense el pasado domingo incluye 8.000 millones de dólares para reforzar la distribución de las vacunas. Esta cantidad se suma al presupuesto de 18 millones destinado a fabricar y enviar las vacunas a los puntos de destino.

El general Gustave Perna, responsable de la logística de la Operation Warp Speed, el programa de la Administración Trump para hacer frente a la pandemia, justificó este miércoles el retraso por la temporada de vacaciones y tres tormentas de nieve que han azotado a algunas zonas del país. Parna apuntó que solo 14 de los 50 Estados comenzaron la semana pasada a vacunar en residencias de ancianos, los focos más afectados por la pandemia. Se espera que otros 13 territorios hagan lo propio esta semana. El país se enfrenta además al reto de distribuir la segunda dosis necesaria de la vacuna.

La cifra de vacunados crecerá considerablemente “cuando comencemos a ver que las farmacias CVS y Walgreens distribuyen las vacunas en las residencias”, dijo Claire Hannan, directora de la Asociación de Administradores de Inmunización. En las próximas semanas podrían estar disponibles nuevas vacunas, incluida la de dosis única desarrollada por Johnson & Johnson. Las autoridades han afirmado que estiman que en abril del próximo año podrán acceder a la vacuna los grupos que no son considerados de riesgo.

El martes, Biden se comprometió a administrar en los 100 primeros días de su mandato 100 millones de dosis, lo suficiente para unos 50 millones de personas teniendo en cuenta las que necesitan dos inyecciones para ser efectivas. El presidente electo dijo que iba a aplicar la Ley de Producción de Defensa para “ordenar a la industria privada que acelere la fabricación de los materiales necesarios para las vacunas, así como el equipo de protección”. La Administración Trump ya ha echado mano de esta normativa para acelerar la fabricación. El demócrata no dio detalles de cómo se diferenciará su plan del que ha puesto en marcha el actual Gobierno.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Buscador de restricciones: ¿Qué puedo hacer en mi municipio?

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50