La crisis del coronavirus

Francia, ante “decisiones difíciles” para frenar una pandemia desbocada

El Gobierno reúne hoy y mañana a su consejo de defensa y convoca a los partidos de oposición para acordar un endurecimiento de las medidas

El ministro de Sanidad, Olivier Véran (i), y el primer ministro, Jean Castex, este fin de semana en un hospital de Marsella
El ministro de Sanidad, Olivier Véran (i), y el primer ministro, Jean Castex, este fin de semana en un hospital de MarsellaNICOLAS TUCAT / POOL / EFE

Francia se encamina hacia un endurecimiento de las medidas de contención del coronavirus, ante una aceleración de la pandemia que las actuales disposiciones —dos tercios del país están ya bajo toque de queda— no parecen capaces de frenar. La duda es hasta dónde podrá o se atreverá a llegar el Gobierno de Emmanuel Macron, que inicia este martes dos días de reuniones maratonianas centradas en el combate contra la covid-19. Según el Elíseo, el jefe de Estado hará una nueva alocución nacional este miércoles a las 20.00, en horario de máxima audiencia en Francia. Hasta hace poco, el mandatario seguía hablando de la necesidad de aprender a “vivir con el virus”. Un mensaje que, con una media de contagios que ya ha superado los 50.000 diarios —y que algunos expertos creen que en realidad es el doble o más— y empieza a saturar los hospitales, se ha quedado corto. Este martes, Francia ha notificado 523 nuevos fallecidos por coronavirus.

¿Prolongación del toque de queda? ¿Confinamiento de fin de semana? ¿Local? ¿Total? ¿Limitaciones a la población vulnerable? Las propuestas que se llevan valorando en las últimas 24 horas en todos los medios —pero que han surgido de los expertos, no del Gobierno, o al menos no oficialmente— suenan a globo sonda para que los anuncios, cuando lleguen, no tomen por sorpresa a la población. Lo que está claro es que la palabra confinamiento ha dejado de ser un tabú en las altas esferas del poder. “Hay que prepararse para decisiones difíciles” advirtió este martes el ministro del Interior, Gérald Darmanin, que sin embargo aseguró que ni él sabe “cuáles serán exactamente” aún.

El camino a seguir es lo que debatirá el Ejecutivo de Macron en las próximas 24 horas. El Elíseo celebró en la mañana del martes un consejo de Defensa y de Seguridad Nacional centrado en la covid-19. En la tarde, el primer ministro, Jean Castex, convocó otra reunión para “consultar a las fuerzas políticas”, desde los presidentes de las dos cámaras del Parlamento a los líderes de los partidos y a las principales organizaciones de alcaldes y otros cargos electos. También tenía previsto un encuentro con “actores sociales” como sindicatos y patronales, señal de la amplitud de las medidas que se están valorando. El miércoles, Macron celebrará un segundo consejo de Defensa centrado en el coronavirus. Es a partir de entonces cuando se esperan los anuncios, según algunos medios mediante una nueva alocución presidencial.

Ello significaría que el Gobierno ni siquiera ha querido esperar, como había dicho hace una semana, a recibir los datos semanales —cada jueves— para evaluar el impacto de las primeras medidas fuertes de esta nueva oleada, el toque de queda entre las 21.00 y 6.00 impuesto a las grandes ciudades como París hace casi dos semanas y que la pasada se amplió a un total de 54 departamentos, lo que afecta ya a 46 de los 67 millones de habitantes en Francia.

El lunes, el presidente del consejo científico que asesora al Ejecutivo, Jean-François Delfraissy, reconoció que hasta ellos mismos, que llevaban tiempo advirtiendo de la llegada de una “segunda ola”, se han visto “sorprendidos por la brutalidad de lo que pasa desde hace diez días”. El jueves pasado, el ministro de Sanidad, Olivier Véran, había advertido de que si no se controlaba la epidemia, en dos semanas se podría llegar a los 50.000 contagios diarios. Esa cifra sin embargo se rebasó ya el domingo. Y según Delfraissy, podría estar muy por debajo de la realidad. De acuerdo con el experto, la cifra real de contagios está “alrededor de los 100.000 casos diarios”, advirtió.

En este escenario, Delfraissy expuso el lunes en una entrevista en la cadena RTL dos posibles hipótesis: “Ir hacia un toque de queda más masivo”, sobre todo el país y con horarios más amplios, con la posibilidad incluso de extenderlo el fin de semana. O “ir directamente hacia un confinamiento”, aunque este sería “menos duro” y más corto que el de la primavera y que, aventuró, “permitiría conservar una actividad escolar y una cierta cantidad de actividades económicas”. El tiempo apremia no solo por el avance de la epidemia: el lunes se retoman las clases tras las primeras vacaciones del curso escolar, y alumnos y padres deben saber si podrán volver a las aulas. El anuncio oficial de que los estudiantes entrarán algo más tarde el lunes para participar en un homenaje nacional al profesor asesinado por mostrar unas caricaturas de Mahoma indica que, en cualquier caso, no se prevé un cierre total del sistema escolar, aunque está por ver aún si los alumnos de secundaria o de enseñanza superior podrán volver de nuevo clase o no. Castex ha anunciado en Twitter que explicará las “nuevas medidas indispensables para luchar contra la segunda ola", y que previsiblemente adelantará Macron mañana, el jueves ante los diputados.

El fin de semana, la Asamblea Nacional aprobó en primera lectura —esta semana llega al Senado— el proyecto de ley que permite alargar hasta el 16 de febrero el estado de emergencia sanitaria y que le da más margen al Gobierno para imponer medidas drásticas para frenar la pandemia.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Lo más visto en...

Top 50