La crisis del coronavirus

Bélgica toma medidas “duras” frente al “tsunami”, pero esquiva un confinamiento generalizado

El país sede de las instituciones europeas es el segundo más afectado por la covid de la UE

Paseantes caminan ayer por el centro de Bruselas poco antes de que comience el toque de queda
Paseantes caminan ayer por el centro de Bruselas poco antes de que comience el toque de quedaFrancisco Seco / AP

Esta semana arrancó en Bélgica con las palabras del ministro de Sanidad, Frank Vandenbroucke, anunciando que el país se dirigía hacia “un tsunami”, siguió con el anuncio de que la ex primera ministra y actual ministra de Asuntos Exteriores, Sophie Wilmès, era ingresada en la UCI por coronavirus, y ha terminado con un endurecimiento de las medidas para tratar de paliar el imparable aumento de la incidencia acumulada de casos de coronavirus, que ya alcanza los 1.115,6 positivos por cada 100.000 habitantes, convirtiéndolo en el segundo país más afectado de la Unión Europea, solo por detrás de República Checa.

Se especulaba con un posible confinamiento y cerrojazo de comercios, pero al final el Gobierno federal de coalición, liderado por Alexander de Croo, lo descartó y solo optó este viernes por endurecer ligeramente las restricciones ya impuestas la semana anterior, incidiendo sobre cuatro sectores: el deporte, la cultura, la juventud y la enseñanza superior. La idea, transmitió el primer ministro en una rueda de prensa, es continuar la línea ya iniciada una semana antes y dar tiempo a que unas políticas “duras” que restringen “drásticamente” las libertades surtan efecto. A las medidas nacionales se sumaron este sábado otras nuevas aún más restrictivas de los Gobiernos regionales.

El Gobierno federal de De Croo ha prohibido la entrada del público a eventos deportivos, sean profesionales o no. Se suspenden también todas las competiciones amateur; se permiten, en cambio, las de jóvenes menores de 18 años, aunque solo podrán asistir en compañía de un miembro de la familia, con mascarilla y sin que sea posible comprar o consumir bebida o comida. Además se limita a 40 personas los asistentes a eventos religiosos, culturales y educativos, siempre que la organización permita respetar las reglas para hacer frente al coronavirus. Si la distancia social es posible, y siempre que se porte mascarilla, se podrán juntar hasta 200 personas.

En la educación superior, se reduce el aforo de las aulas a un máximo del 20% de alumnos, y con la obligación de llevar mascarilla. También se exige el cierre de los parques de atracciones, a excepción de las partes al aire libre de los zoos. Se permiten los campamentos y actividades para jóvenes, pero queda prohibida su realización con mayores de 12 años en interiores.

Endurecimiento en Bruselas

En Bruselas, sede de las instituciones europeas y una de las capitales más afectadas de Europa, con 1.563 casos acumulados en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes, el Gobierno regional ha comparecido esta mañana para dar otro giro de tuerca a las restricciones federales. Se impone un toque de queda entre diez de la noche y seis de la mañana y la mascarilla, cuyo uso se había relajado en exteriores, vuelve a ser obligatorio en todas partes. A partir del lunes quedan clausurados en la región de Bruselas todos los espacios culturales: cines, teatros, museos, salas de exposición... Y todos los comercios habrán de cerrar obligatoriamente a las ocho de la tarde, salvo los de comida para llevar, que podrán atender pedidos hasta las diez de la noche. Solo podrá ir a hacer las compras una única persona (acompañada de un menor). Se prohíben todas las competiciones deportivas, aunque los entrenamientos y cursos para menores de 12 años siguen estando autorizados. También quedan suspendidas las excursiones escolares.

Todas estas medidas se suman a las ya impuestas la semana pasada por el Gobierno belga, como el cierre de cafés y restaurantes; la prohibición de vender alcohol a partir de las ocho de la tarde y el toque de queda a escala nacional entre medianoche y las cinco de la mañana. El teletrabajo, siempre que las funciones lo permitan, habrá de ser la regla. La llamada “burbuja” de contactos sociales queda reducida a un solo contacto próximo, con el que uno puede mantener relaciones normales sin distancia social. Puede invitarse hasta a cuatro personas al hogar, siempre que sean las mismas en las siguientes dos semanas y respetando las reglas sanitarias.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50