La crisis del coronavirus

La mitad de los fallecidos por coronavirus en Andalucía el martes murieron en residencias de mayores

Los responsables de los centros piden a la Junta cambios en los protocolos y modificaciones en el sistema de medicalización

Detalle de las manos de una anciana.
Detalle de las manos de una anciana. / Europa Press

Los contagios en el ámbito familiar y de jóvenes entre 18 y 35 años acumulan el 80% de los positivos por covid en Andalucía en esta segunda ola, pero los ancianos y las residencias siguen siendo uno de los flancos más vulnerables de la pandemia. El martes se registraron 42 nuevas muertes por covid, la cifra más alta desde el final del estado de alarma —muy cercana al récord de 54 registradas en un solo día—, de las que la mitad, 21, se produjeron en centros de mayores.

“Venimos avisando desde el comienzo de la pandemia de que si la Junta de Andalucía no tomaba medidas adecuadas, las residencias se iban a convertir en tanatorios”, explica Martín Durán, presidente de la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM). En Andalucía han fallecido 775 ancianos por covid en centros de mayores desde que comenzó la pandemia, según los datos facilitados por la Junta de Andalucía, el 35% del total de muertos a causa del virus en esta comunidad.

De acuerdo con los datos recopilados hasta 13 de octubre y publicados este martes, día 20, por la Junta, en la comunidad hay 120 centros de mayores con casos positivos, el 18% del total de las 665 residencias que existen en el territorio. “Los protocolos no han funcionado, los controles tampoco, la Junta no ha aprendido nada de la primera ola”, se lamenta Luis Miguel Rondón, miembro de la Asociación de Directores y Gerentes Servicios Sociales. Hace hincapié en las medidas relativas al personal que atiende a los ancianos. “Ellos siguen haciendo una vida normal fuera de la residencia, pero por sus tareas tienen un contacto muy directo con los usuarios y eso aumenta el riesgo del contagio y no pueden estar haciéndose PCR a diario”, advierte. En Andalucía hay 73 centros en los que solo han dado positivo los trabajadores y desde el inicio de la pandemia se han registrado 403 infecciones entre personal laboral de las residencias.

La Consejería de Salud ha ido actualizando y adaptando las medidas que deben aplicarse a estos centros conforme ha evolucionado la pandemia. La última orden data del 22 de septiembre y recoge disposiciones para los trabajadores relacionadas con medidas de protección y de evaluación de riesgos en función de las tareas que desempeñen, así como la realización de pruebas PCR a la vuelta de vacaciones.

También se mantiene la suspensión de las visitas de familiares y las salidas de usuarios durante 28 días en el caso de que haya un positivo o tres casos sospechosos o si la situación epidemiológica así lo determina. En otra orden de 1 de septiembre se establecía ese límite en una incidencia acumulada en los últimos 14 días superior a 60 por cada 100.000 habitantes en el municipio, condicionada a la existencia de brotes o a que la localidad tenga más de 100.000 censados. “Mis dos abuelas están en esa situación, llevan confinadas y sin que podamos verlas desde hace semanas”, cuanta Nicolás López. Ambas viven en sendas residencias —una pública y otra privada— de Dos Hermanas (Sevilla), una de las localidades con mayor índice de contagios de Andalucía, con más de 840 casos por 100.000 habitantes.

Andalucía fue una de las comunidades que propuso la medicalización de las residencias como solución para paliar los contagios entre los mayores y también fue de las pioneras en habilitar otras instalaciones —se comenzó con un hotel en Mairena del Aljarafe (Sevilla) en el arranque de la crisis sanitaria— para derivar y atender a los ancianos positivos y en situación grave. En 15 días, en la región se ha doblado el número de residencias medicalizadas, de 8 a 16, y los centros de evacuación han pasado de 4 a 6, según los últimos datos publicados por Salud, lo que da una dimensión de la expansión de casos en los centros de mayores.

La medicalización, advierte Durán, es una buena solución “pero de nada sirve si los casos positivos siguen en la misma residencia”. “De hecho, en la mayoría de los casos en los que se ha medicalizado una residencia, los contagios han ido subiendo”, explica y pone el ejemplo de la residencia Caridad y Consolación de Jaén. El centro fue intervenido el 5 de octubre con 76 positivos, entre usuarios y trabajadores. 15 días después, hay 161 casos -112 residentes y 49 trabajadores- y se han notificado 17 fallecimientos, informa Ginés Donaire. El centro tiene 134 plazas.

"Las residencias no son centros de salud y si hay que abrir el debate habría que empezar por requerir que se envíen médicos geriatras y que se habiliten zonas de aislamiento para trasladar a los positivos, sostiene Rendón. FOAM ha pedido a la Junta que, dado que la presión hospitalaria no es la misma que durante la pandemia, se traslade a los residentes contagiados a los hospitales, para garantizar la seguridad del resto de convivientes. Con 1.506 ingresados, según los datos del 20 de octubre, Andalucía tiene un 10,37% de ocupación de camas hospitalarias por covid —lejos del 20% para declarar “riesgo extremo”, pero 0,37 puntos más en 24 horas— y un 14,88% de ocupación de camas UCI (193 pacientes) por casos de coronavirus —a más de 10 puntos del 25% para declarar “riesgo extremo” y 0,56 puntos más que este lunes—.

“La situación va a empeorar”, advierte Rendón, que llama la atención sobre la llegada del invierno y la amenaza de la gripe. “El valor social del mayor en esta sociedad y para el Gobierno andaluz importa bien poco”, se lamenta.

Más PCR

Otra de las demandas por parte de los directores de residencias es la realización de test PCR. Aunque la Junta los hace de manera periódica, no hay un criterio uniforme de cadencia. En Granada, donde la incidencia del virus es más elevada, con más de 900 casos por 100.000 habitantes, se están realizando semanalmente, indican desde FOAM, lo cual permite tener un buen control de la evolución de los casos, pero en Sevilla la cadencia es mayor. “No hay un período establecido, todo requiere de una logística y un protocolo que condiciona la realización de las pruebas”, señala un portavoz de la Consejería de Salud. Desde que comenzaron a realizarse test en las residencias y otros centros de atención sociosanitaria el 9 de abril, la Junta ha practicado 323.307 pruebas, de las que 4.650 han dado positivo. Desde el 1 de septiembre hasta el 13 de octubre se practicaron 10.500 PCR de cribado en centros de mayores y discapacitados, con 741 resultados positivos.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50