Movilidad sostenible

Llegan las ayudas a las bicis en Valencia: “La gente no para de preguntar. Es un machaque”

Entra en vigor la subvención de la Generalitat valenciana para incentivar la compra de bicicletas, patinetes y kits eléctricos

Ciclistas, en uno de los semáforos del centro de Valencia.
Ciclistas, en uno de los semáforos del centro de Valencia.Monica Torres

“Desde que se supo, la gente no ha parado de llamar y escribir por correo electrónico o por WhatsApp, preguntando por las ayudas”, reconoce Pablo Alcañiz, cofundador y responsable de compras de Doyoubike, una cadena de tiendas que alquila, vende y repara bicicletas en Valencia. La expectación generada por el anuncio hace más de un mes de que la Generalitat subvencionaría con 500.000 euros la compra de bicicletas estándar y eléctricas, y de patinetes ha hecho que el teléfono de muchos comercios no dejara de sonar. “Llevamos un mes y pico de machaque”, confirma una dependienta de otra cadena de bicicletas con solera de la capital.

El Diari Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV) publica este lunes, 15 de junio, las condiciones para acceder a las ayudas pero los comercios piden información más sencilla. Reconocen que la iniciativa pública promociona este medio de transporte saludable y sostenible y también al comercio especializado pero recelan del procedimiento. Otras administraciones públicas en España han arbitrado ayudas parecidas: el Ministerio de Medio Ambiente subvencionó la venta de bicis eléctricas en 2014, y la Comunidad de Madrid ha anunciado recientemente una línea parecida a la valenciana, confirma la Consejería valenciana de Política Territorial y Movilidad.

La entrada en vigor de la orden no supone que desde hoy los clientes puedan acercarse a comprar una bici o patinete. El comercio tiene que adherirse a una lista de la Generalitat y a partir del próximo lunes, 22 de junio, una vez se conozcan los establecimientos del programa, podrán solicitarse los incentivos. Se les descontarán 75 euros por la adquisición de bicicletas y patinetes y 250 por las bicis eléctricas.

"Las ayudas son solo para bicicletas urbanas o de cicloturismo, no entran ni mountainbike ni de carretera, solo las urbanas. La bicicletas de alta gama están descartadas también, pues el precio máximo de las bicis estándar subvencionables es de 500 euros, y de 1.400 euros, en el caso de las eléctricas. Es como una tarifa plana”, explica Alcañiz. El importe máximo para los patinetes será de 450 euros. La única condición es que los compradores residan en la Comunidad Valenciana.

También se pueden aplicar a la instalación de kits de electrificación, con un importe de hasta 200 euros (el precio máximo del kit está fijado en 600), o a la compra de bicicletas con elementos de carga para el transporte infantil, en cuyo caso las ayudas serán de 150 (el precio de la bicicleta familiar no podrá pasar de 700).

“No nos queremos precipitar y anunciar que ya está todo porque igual se presenta un montón de gente en las tiendas y ni siquiera estamos adheridos. Hacer venir a la gente para nada … Ya preguntan bastante de por sí para marearles más”, continua Alcañiz. Los comerciantes saben que la tramitación para la compra y el papeleo será de dos o tres días, dependerá de la avalancha de solicitudes. Ven un poco farragoso tener que descargarse la solicitud, que el cliente la firme, reenviarla a la consejería, y luego esperar y comprobar si la conceden o no. “Mientras tanto, la bicicleta está en la tienda sin que el cliente se la pueda llevar. Sería bueno hacerlo más ágil. Nosotros nos hacemos cargo de la burocracia y luego veremos el día a día y cuándo cobramos”, apostilla el cofundador de esta cadena de bicicletas.

El programa de ayudas llega en un momento de boom de los vehículos de dos ruedas. “Es un fenómeno global, antes incluso del confinamiento. Por un lado, la gente, como no podía ir al gimnasio, ha recurrido a la bicicleta. Y a ello se ha unido la huida del transporte público por la pandemia, por lo que también ha habido mucha gente que ha recurrido a ella como medio de transporte alternativo al bus o el metro. “Ante tal demanda, las marcas habituales no tienen mucho stock. Yo, personalmente, estoy recomendando a la gente que reserve y señale ya una bici y luego, cuando esté la ayuda, la solicite”, apunta Alcañiz, quien reconoce que en los 15 años que lleva dedicándose a este negocio no había visto venderse tal cantidad de bicis.

Confecomerç, asociación de comerciantes valencianos, espera que la iniciativa tenga “gran acogida” y la Generalitat pueda ampliar la inversión inicial prevista en medio millón de euros. Desde la Confederación “esperamos que el proceso resulte lo más ágil posible y que la metodología sea eficiente, ya que será decisivo para garantizar el éxito del programa”, añade su presidente, Rafael Torres. “También reclamamos para sucesivas ocasiones poder realizar aportaciones previamente al lanzamiento de la convocatoria para que el procedimiento resulte lo más operativo posible para el comercio”, concluye Torres.

Más información

Lo más visto en...

Top 50