Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trenes que dejarán atrás la pandemia

Talgo, la empresa que fabrica más de la mitad de los trenes de alta velocidad operados por Renfe, ha adaptado su flota para garantizar la seguridad de los viajeros. Para 2021, además, la compañía prepara el lanzamiento del tren de alta velocidad más moderno de Europa

Imagen del Talgo Avril, el nuevo modelo que la compañía lanzará en 2021.
Imagen del Talgo Avril, el nuevo modelo que la compañía lanzará en 2021.

El uso obligatorio de mascarillas será quizá la novedad más visible en los viajes de media y larga distancia en tren. Sin embargo, hay otras innovaciones invisibles a los ojos de los pasajeros que van a ser igual de importantes para realizar estos desplazamientos.

Además de los protocolos de limpieza y desinfección que llevará a cabo el operador (en este caso, Renfe), el fabricante de trenes está trabajando en el desarrollo e implantación de nuevas tecnologías avanzadas que garanticen la seguridad de los pasajeros. En apenas unas semanas, Talgo, la empresa que fabrica más del 50% de la flota de alta velocidad de Renfe, ha analizado diferentes sistemas de limpieza y desinfección y comenzado las pruebas necesarias para su implantación en el tren. Estos sistemas incluyen desde lámparas ultravioleta dentro del sistema de climatización, mejorando la calidad del aire, hasta superficies antimicrobianas, eliminando a través de diferentes medios las diferentes vías de exposición del pasajero.

Este sistema de lámparas ultravioletas se ha probado como un método eficaz para inactivar patógenos infecciosos, bacterias y virus en espacios públicos. Este método ya se ha empleado experimentalmente en la desinfección de sistemas de transporte de Nueva York o Shanghái. A la espera de nuevos estudios sobre la covid-19, una investigación publicada en el Journal of Virological Methods en 2004 concluía que la luz UV-C fue capaz de eliminar el SARS-CoV, un brote anterior de coronavirus que se originó en 2002.

Emilio García, director de Innovación de Talgo.
Emilio García, director de Innovación de Talgo.

En opinión del ingeniero industrial Emilio García, director de Innovación de Talgo, la compañía ha cumplido en este tiempo de excepcionalidad con el deber de poner toda la tecnología a su alcance para que el sistema ferroviario pudiera seguir prestando servicio. “El gran reto era no parar y lo hemos conseguido”, explica por videollamada.

García considera un éxito no solo la adaptación de los vehículos y la proposición de protocolos sanitarios, cuya aplicación depende del operador, sino también todo el sistema productivo de una firma que emplea a más de 2.000 trabajadores. “En apenas una semana casi 800 empleados se pasaron al teletrabajo y se mantuvo la actividad presencial en las fábricas, donde se implantaron rápidamente medidas para garantizar la seguridad”, relata el directivo de una empresa que cuenta con dos centros de producción en el país, uno en Álava y el otro en Madrid, y que cuenta con centros de mantenimiento en Rusia, Alemania o Arabia Saudí, países a los que exporta convoyes.

En el proceso de desescalada que viven los españoles, y con la meta de poder desplazarse por todas las comunidades con libertad, el director de Innovación de Talgo quiere resaltar las ventajas que presenta el tren para sus viajeros. “El tren parte con una ventaja por su propio concepto, al ser un medio de transporte de una longitud muy larga y con espacios separados, dos aspectos clave para mantener las normas de distanciamiento. El Talgo, con capacidad para unos 365 pasajeros distribuidos en sus 200 metros de longitud, transportaría una media de 33 pasajeros por coche. Por contra, el avión, transportaría unos 150 en un único espacio común a todos ellos”, argumenta.

El tren que se adelanta al presente

Acostumbrado a mirar siempre hacia el futuro por su profesión, este ingeniero, que dice llevar el reto en su ADN, asegura que la firma seguirá buscando nuevas soluciones para facilitar los desplazamientos ferroviarios en la nueva normalidad. Aun así, la compañía tiene preparado para el último trimestre del próximo año otra gran innovación: el lanzamiento del Talgo Avril, un nuevo modelo del que está fabricando 30 unidades para la operadora española Renfe. “Será el modelo de alta velocidad más moderno de Europa”.

Para el director de innovación de Talgo, el nuevo tren que presentarán en 2021 se ha adelantado a las necesidades de distanciamiento de un presente marcado por la pandemia gracias a su diseño. “Es el modelo más espacioso y más ancho del mercado. Lo que más nos importa es el usuario, así que pensamos qué demandaría el pasajero del futuro. La respuesta es, como mínimo, confort, seguridad, personalización y accesibilidad”, añade.

García asegura que los viajeros están en el centro de su estrategia de diseño, buscando cada vez una mayor personalización y enriquecer la experiencia del usuario a bordo de los vagones. De ahí que una de las grandes novedades sea la introducción de la app El tren en tu móvil, destinada a todos los pasajeros, pero especialmente a personas con discapacidad visual: gracias a esta herramienta un asistente de voz les guiará hasta su asiento y les indicará en cada momento si el baño está ocupado o la cafetería abierta, por ejemplo.

Asimismo, el Avril será el primer tren de muy alta velocidad del mundo que se adaptará a los diferentes anchos de vía de la red española. Las líneas de AVE tienen las medidas europeas mientras que el resto de vías mantienen el llamado ancho ibérico, ligeramente más grande. “Los trenes AVE no se podían adaptar a todos los recorridos por ello, pero el nuevo modelo podrá mejorar la movilidad y conectividad de toda la geografía española”, cuenta García.

El tren Avril, defiende la compañía, supondrá un avance importante en el sector tanto en el ámbito de la seguridad como de accesibilidad, dos conceptos claves para Talgo. García deja claro con sus palabras que el tren es un transporte eficiente, rápido y seguro por concepto, lo cual supone un punto de partida ventajoso en estos tiempos, pero que la necesidad de innovación y mejora continua, especialmente en tiempos de crisis, es incuestionable, recalca.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >