La crisis del coronavirus

Italia suma otros 812 fallecidos con coronavirus, mientras crece la tensión en poblaciones del sur

Si bien el problema sanitario se concentra en el próspero norte, las autoridades temen estallidos sociales en el sur por el aumento de la precariedad

Una mujer con una mascarilla camina por el desértico centro de Nápoles este lunes. En vídeo, Italia registra un récord de pacientes curados en un día. (FOTO: EFE | VÍDEO: EP)

Italia ha contabilizado este lunes el menor número de nuevos contagios en un solo día desde el 17 de marzo, según los datos de Protección Civil, mientras en el sur comienzan a producirse escenas de tensión por las consecuencias económicas del aislamiento para contener el virus. En total, desde que comenzó la epidemia, el país alpino ya ha registrado 101.739 casos, 4.050 más que el día anterior. Además, de lunes a domingo, se han contabilizado 812 nuevas muertes, alcanzando en el cómputo global 11.591 fallecidos con coronavirus. En estos momentos, en Italia hay 75.528 enfermos de Covid-19, 1.648 más respecto al día anterior, el número más bajo de las últimas dos semanas. Del mismo modo, en un solo día han superado la enfermedad 1.590 personas, una cifra récord desde que se originó el brote. “Estamos yendo en la dirección justa y no debemos cambiar la estrategia ni bajar la guardia”, ha señalado Franco Locatelli, director del Consejo Superior de Sanidad.

Mientras la mayor parte del problema sanitario se concentra en el próspero norte, en el sur las medidas de contención del virus, que contemplan el cierre de negocios y actividades no esenciales, han acentuado las condiciones precarias en las que vive una parte de la población. Las autoridades temen una tormenta perfecta que puede estallar en cualquier momento.

Antes de que el Gobierno aprobara el pasado sábado una ayuda de 400 millones de euros para repartir bonos para hacer la compra entre los más necesitados, en Palermo, el jueves, varias personas en grupo intentaron salir sin pagar de un supermercado mientras gritaban: “No tenemos dinero, tenemos que comer”. Desde entonces, se ha reforzado la presencia de las fuerzas del orden en las tiendas de alimentación. En las redes sociales circulan decenas de vídeos que replican escenas similares, por ejemplo en tiendas de alimentación de Nápoles. En una de las grabaciones aparece un padre con su hija y amenaza al alcalde de Palermo, Leoluca Orlando: “Si mi hija no tiene un trozo de pan que comer, asaltaremos los supermercados”. “Necesitamos 50 euros para hacer la compra”, gritan en otro tres personas frente a un banco en Bari, mientras dos policías tratan de tranquilizarlos.

El lunes comenzó el reparto de los 400 millones de euros entre los más de 8.000 ayuntamientos del país, pero la Asociación Nacional de Municipios ya ha advertido de que no serán suficientes para paliar las necesidades de la población. “El dinero es suficiente para las próximas dos semanas para hacer frente al pico de demandas que estamos recibiendo después de que muchos comedores y bancos de alimentos hayan cerrado porque los voluntarios que los dirigen son ancianos que están en casa como grupos de riesgo”, ha apuntado Antonio Decaro, alcalde de Bari y presidente de la asociación.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística italiano, la economía sumergida, que representa un 12% del PIB, y el trabajo en negro mantienen a unos cuatro millones de personas, de los que la mayoría se concentra en la parte meridional del país. Quienes han dejado de trabajar por la crisis sanitaria y no tenían un contrato regular, no recibirán un sueldo y tampoco podrán acceder a las ayudas oficiales que el Gobierno ha aprobado para trabajadores y empresas.

Las autoridades temen además que se esté creando el caldo de cultivo perfecto para que las mafias puedan infiltrarse y echar redes en unas aguas tan revueltas. El alcalde de Palermo ha advertido de que los clanes están comenzando a azuzar a la gente a través de las redes sociales. Y el exfiscal de Palermo, Nino Di Matteo, ha alertado en una entrevista con el diario La Repubblica de que la Policía tiene constancia de que algunos capos se están organizando para ofrecer liquidez a las empresas y comerciantes en dificultad, “posiblemente en forma de préstamos”. Leoluca Orlando, regidor de la capital siciliana, también ha mostrado su preocupación: “Me parece volver a los tiempos en los que en Palermo los trabajadores salían a las calles a alabar a la mafia que daba trabajo”, ha dicho. Y ha pedido al Gobierno que no pierda tiempo para hacer efectivas las ayudas para comprar alimentos y bienes de primera necesidad.

El ministro para el Sur, Giuseppe Provenzano, también ha alertado de que es necesario actuar cuanto antes. “Me temo que las preocupaciones de grandes sectores de la población como la salud, los ingresos, el en futuro con la continuación de la crisis se convertirán en ira y odio. Hay áreas sociales y territoriales que son frágiles y están expuestas a cualquier amenaza. El presupuesto público debe ocuparse de todo el tejido social. Y debe hacerlo ahora”, ha dicho al diario La Repubblica.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia


Lo más visto en...

Top 50