Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenada a prisión permanente revisable la madre que mató a su hija en Bilbao

La mujer asfixió a la niña de nueve años en el barrio bilbaíno de Atxuri tras drogarla con medicamentos

Portal de la vivienda donde fueron encontradas la madre y la niña de nueve años que murió intoxicada.
Portal de la vivienda donde fueron encontradas la madre y la niña de nueve años que murió intoxicada.

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a prisión permanente revisable a la mujer que asesinó el 19 del pasado mes de enero a su hija de nueve años en el barrio bilbaíno de Atxuri tras drogarla con medicamentos y asfixiarla, según la sentencia. La autopsia a la que fue sometida la niña reveló que falleció víctima de los efectos de los fármacos, pero que había signos de asfixia, tal y como declaró la madre, Ada de la Torre, durante las declaraciones ante la Policía.

La prisión permanente revisable entró en vigor desde 2015 y supone que a los 25 años de cárcel un tribunal evalúa si el preso está reinsertado para decidir sobre su libertad. Por el momento apenas 12 personas han sido condenadas a esta pena: 11 hombres (otra luego fue revocada por el Tribunal Supremo) y dos mujeres. La primera, tambien este año, fue Ana Julia Quezada, que mató a Gabriel Cruz en Níjar (Almería) en febrero de 2018.

El pasado 19 de diciembre, tras la celebración del juicio, se conoció el veredicto del jurado popular que, por unanimidad de sus nueve integrantes, declaró a la acusada culpable de asesinato agravado por matar a su hija Kiara tras administrarle numerosos medicamentos y asfixiarla en su domicilio familiar de la capital vizcaína el pasado 16 de enero. De la Torre se excusó en que un hombre se había adentrado en su domicilio y la había obligado a cometer el crimen, si bien los investigadores desmintieron esta versión al no encontrar señal alguna de que ningún intruso "vestido de negro", como aseveraba la madre en sus testimonios, hubiese accedido a la vivienda familiar sin permiso. Durante esta sesión ante la juez Miren San Miguel, la acusada no se defendió de los hechos que se le imputaban, sino que criticó la cantidad económica (160.000 euros) que solicitaba la defensa de Valeriano Borja, que reclama la paternidad de la niña.

La magistrada recoge en la sentencia a la que ha accedido EL PAÍS que la acusada suministró los medicamentos a la niña y que trató de ahogarla con una almohada "una vez amodorrada" para que no pudiera defenderse. "Es incuestionable", añade, que el fallecimiento se debió a la "ingesta masiva" de estos fármacos. El edicto plasma que la asesina deberá abonar 20.000 euros a Josune de la Torre, hermana de Kiara aunque fruto de una relación anterior de De la Torre. La Fiscalía reclamaba otros 70.000 euros para Borja.La juez argumenta que la confesión que realizó la mujer no sirve como atenuante para rebajarle la pena, aspecto que pedía la defensa. Tampoco el jurado popular le dio importancia a este factor.

Tamara Pérez, pareja del padre de Josune y portavoz familiar, ha afirmado a EL PAÍS que la familia está "contenta" tras conocer la sentencia y celebran "haber luchado por hacer justicia". "Hemos conseguido lo que queríamos, la prisión permanente revisable para que esta señora no vea la calle y pague por lo que ha hecho", sostiene Pérez.

El Tribunal popular consideró probado que se trató de asesinato con alevosía contra una menor de nueve años, una víctima especialmente vulnerable. Además, entendieron que la procesada había incurrido en la circunstancia agravante de parentesco al estar relacionadas la agresora y la víctima por vínculo familiar. Las pesquisas policiales y los análisis psicológicos demostraron que la mujer no padecía ningún problema o enajenación que la hubiera podido inducir a cometer el crimen, sino que era consciente de lo que hacía.

De la Torre recibía una prestación de unos 900 euros como madre soltera de Kiara, puesto que no reconoció a su progenitor, Valeriano Borja, a fin de obtener esta ayuda social. Borja se encuentra ahora en proceso de realizarse los análisis que confirmen su paternidad para hacerse asimismo cargo de los restos de la menor. Esta táctica también la empleó la condenada con el padre de Josune, que encontró a su madre y a su hermana en la cama en la noche de los hechos. Tamara Pérez asegura que "Valeriano está fuera de sí, no se lo acaba de creer pero está muy contento. Ahora ya puede olvidarse del tema y sufrir el duelo". La siguiente fase es "luchar por la paternidad de su hija para reunirla con sus seres queridos".

La familia ha convocado una rueda de prensa para el próximo lunes a fin de mostrar sus percepciones sobre la pena de prisión permanente revisable que ha recibido De la Torre. Valeriano Borja, presente en otras intervenciones ante los medios, ha preferido apartarse y que otros portavoces hagan llegar la posición familiar sobre la sentencia. De la Torre es la segunda mujer en recibir este castigo tras Ana Julia Quezada, que mató al niño Gabriel en Níjar (Almería) en febrero de 2018.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información