Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las francesas reclaman medidas “inmediatas” contra la violencia machista

Al menos 74 mujeres han muerto a manos de su pareja o ex pareja en Francia en lo que va de año

Activistas de Femen durante la manifestación en contra de la violencia machista en París.
Activistas de Femen durante la manifestación en contra de la violencia machista en París. AP

Un millar de mujeres, y también de hombres, salieron a la calle este sábado en París para reclamar, bajo un lema sencillo, “¡Protegedlas!”, medidas “concretas e inmediatas” contra la violencia machista, que cada año se cobra en Francia la vida de más de un centenar de mujeres. Los reclamos iban dirigidos directamente al Gobierno de Emmanuel Macron. El mandatario francés ha declarado como la “gran causa nacional” de su mandato la igualdad entre mujeres y hombres y promueve, como presidente del G7 este año, la “diplomacia feminista”, pero su ejecutivo no acaba de implementar medidas drásticas para bajar la tasa de violencia contra las mujeres, según organizaciones feministas y numerosos políticos que han endurecido el tono contra el Elíseo los últimos días.

“Los feminicidios no son una fatalidad, los podemos evitar. Señor presidente, no tenemos más tiempo, esperamos una respuesta ahora”, dijo la militante feminista Caroline de Haas, del movimiento Nous Toutes (Todas Nosotras). La movilización de este sábado, organizada por familiares de víctimas de feminicidios, contó con el respaldo de numerosas organizaciones feministas. Sobre todo desde que se conociera que, en los primeros seis meses del año, 70 mujeres han muerto por violencia machista en Francia.

En estos primeros días de julio, la lista de feminicidios no ha dejado de aumentar, hasta el punto de que algunas pancartas de la manifestación, que denunciaban 73 asesinatos machistas, se habían quedado desactualizadas: la víctima 74 fue asesinada, según medios franceses, la noche del viernes al sábado en el sur de Francia, donde un hombre fue detenido tras acuchillar a su pareja ante los hijos de de esta. Las vertiginosas cifras amenazan con marcar este 2019 como especialmente negro en materia de violencia machista en un país donde, de media, una mujer muere asesinada por su pareja cada tres días.

"No reculamos, pero tampoco avanzamos", lamentaba Isabelle Sobreviela, una de las manifestantes para quien las medidas propuestas en los dos primeros años de Macron no son más que "mediditas" y no políticas de impacto. Las críticas y demandas de una mayor acción por parte del Gobierno  se han multiplicado esta última semana, en la que varios diarios han puesto en portada el problema de los feminicidios.

El viernes, más de 150 senadoras y senadores firmaron una tribuna en el diario Libération reclamando la implementación, de una vez, del prometido uso de brazaletes electrónicos, así como la creación de más plazas de alojamiento de emergencia para víctimas de violencia machista, el despliegue de jueces, policías y gendarmes “especializados” en todo el país y un mayor apoyo económico a las asociaciones que luchan sobre el terreno contra la violencia machista.

Un día antes, en otra columna, esta vez en Le Monde, un colectivo de conocidas feministas, artistas y periodistas denunciaba también el “silencio” de Macron ante la violencia machista y alistaba varias medidas que, en su opinión, el Gobierno puede decidir “antes de las vacaciones de verano”. Se trata de amenazar con “sanciones” a los agentes que rechacen registrar denuncias por violencia machista o de fijar “objetivos de órdenes de alejamiento” por departamentos. Mientras que España —el gran referente francés en la lucha contra la violencia machista— atribuye cada año más de 20.000 órdenes de alejamiento, Francia solo aprueba unas 1.300. Las signatarias también reclaman más plazas en los albergues para víctimas de violencia machista y un “plan de detección sistemática de violencia” de género en los hospitales.

“Señor presidente, usted sabe que su palabra pública provoca cambios. Pero usted está permaneciendo muy silencioso. Le necesitamos: hable sobre este tema”, le instan las firmantes, entre otras Caroline de Haas, la periodista y realizadora Rokhaya Diallo o una de las  fundadoras de Femen, Inna Shevchenko.

La “alarmante” alta cifra de feminicidios también inquieta al Alto Consejo para la Igualdad (HCE, por sus siglas en francés), una instancia de consulta independiente que asesora a la oficina del primer ministro francés. El HCE se presentó esta semana “voluntario” para iniciar una “misión oficial” de investigación de los fallos que pueda haber en los procedimientos existentes para denunciar la violencia machista y lograr una protección de las instancias responsables. Una petición iniciada por la actriz Eva Darlan y un juez, Luc Fremiot, en la plataforma Change.org para demandar, precisamente, que se identifiquen los “fallos” en el sistema de denuncia que han conducido a la muerte de más de 70 mujeres a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año, estaba ya próxima a las 7.000 firmas.

Ante las críticas, el Gobierno francés se ha defendido recordando estos días las medidas aprobadas en los dos últimos años, como una plataforma en Internet para facilitar las denuncias de violencia doméstica, campañas de sensibilización o el incremento de fondos para las instituciones encargadas de atender a las mujeres. “El gobierno actúa, pero debemos ir todavía más lejos”, reconoció la secretaria de Estado para la Igualdad, Marlène Schiappa, que sin embargo no ha desvelado nuevas medidas preventivas o punitivas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información