Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un marista denunciado por abusos en Pamplona siguió de profesor durante décadas en Burgos

En Navarra le acusaron cuatro alumnos en 1968, pero dejó la congregación, cambió de ciudad y dio clases en los jesuitas hasta 2005

Víctimas de abusos de menores en colegios religiosos de Navarra, que se han unido en una asociación parar denunciar los casos. En vídeo, las víctimas de varios sacerdotes se unen en Navarra.

El colegio de los maristas de Pamplona ha admitido a este periódico que en 1968 la dirección del centro tuvo conocimiento de acusaciones de abusos contra uno de los hermanos, Braulio V.A., de al menos cuatro alumnos, y tuvo que abandonar la orden. Así consta en un documento que ha hallado en los archivos la investigación interna abierta en los maristas tras la denuncia de dos víctimas en la prensa en las últimas semanas. Se trata de una carta en la que el provincial de la zona norte de los maristas instaba al superior general en Roma a aceptar la dispensa de los votos, solicitada por el acusado, por “mala praxis y mala conducta con menores y con reiteración”, según confirma el actual director del centro, Alberto Burguete. Es decir, Braulio V.A. dejó los maristas en noviembre de 1968, pero la orden lo encubrió: no consta que lo denunciara a las autoridades ni se abriera un proceso canónico y se despreocupó de su destino posterior. Es más, todavía hoy el centro asegura que no sabe qué hizo después. En realidad, EL PAÍS ha comprobado que este profesor se trasladó a Burgos, su lugar de origen, y continuó en la enseñanza como docente seglar. Al menos en los jesuitas de esta ciudad, donde trabajó de 1987 a 2005 y se jubiló, según ha confirmado la orden. La Compañía asegura que no constan quejas ni siquiera rumores sobre él en ese periodo.

La admisión de maristas obliga a actualizar las cifras conocidas del escándalo en Navarra, donde han surgido numerosos casos en los últimos cuatro meses. Entre las cuatro víctimas de este docente que ahora reconoce la orden solo una de ellas era conocida y había denunciado su caso en la prensa. Las otras tres son nuevas. Junto a otra nueva denuncia en los salesianos de Pamplona que ha salido a la luz esta semana ya suman un total de 22 víctimas en Navarra en seis colegios religiosos, según el recuento de EL PAÍS.

El caso de Braulio V.A. supone una modalidad inédita en los conocidos hasta ahora en España: un acusado de abusos que, una vez descubierto y tras salir impune, no solo cambia de ciudad, sino incluso de orden religiosa, aunque en este caso como seglar. Estuvo en los maristas de Pamplona de 1963  a 1968, de los 23 a los 28 años, así que en realidad luego desarrolló toda su carrera en Burgos y ahora tiene 80 años. El director de los maristas de Pamplona en aquella época, José Félix Arnáiz, fallecido en 2014, recabó entonces el testimonio de cuatro víctimas y 12 alumnos más que testificaron sobre las prácticas del religioso. Andoni, de 66 años, nombre ficticio de una de las victimas que habló con EL PAÍS, contó que fue uno de los tres hermanos maristas que abusaron de él e incluso le llamaban a casa en vacaciones con cualquier excusa para que sus padres le mandaran al centro. Este religioso hacía tocamientos a los escolares en clase, delante de todos, y en el cine del colegio. Uno de los denunciantes contó sus recuerdos a Diario de Noticias el pasado mes de mayo, cuando fue a decírselo al director, con once años, junto a otros niños: “Pensamos que si lo hacía una vez, lo podía hacer más veces. Hubo una temporada en que era uno de los tutores de párvulos. Recuerdo ver cómo aquel hombre llevaba a niños de unos cuatro años al baño y solo podía pensar en qué les haría a ellos si ya había tocado a un chico más mayor”. Tras saber ahora, por fin, sus apellidos y buscarle en Internet,  Andoni y otras víctimas han sufrido un gran impacto al volver a ver fotos con la cara de su abusador, medio siglo después: "Ha sido muy fuerte revivir todo, y pensar que sigue por ahí tan tranquilo después de destrozarnos la vida y, lo que es peor, que ha seguido dando clases a niños".

“Se actuó mal, de forma insuficiente, está claro”, reconoce el actual director de los maristas de Pamplona. El pasado lunes tuvo una reunión con una de las víctimas y el presidente de la Asociación de Víctimas de Abusos de Centros Religiosos de Navarra y en ella pudo “pedirle perdón a la cara, escucharle y compartir información para aclarar todos los casos y ayudarles en lo que nos pidan”. “Tenemos una deuda clara con las víctimas, porque no supimos cuidarles en el colegio, y no nos lo perdonaremos nunca”, resume Burguete. La investigación continúa y el centro aún no ha dado información sobre otros tres religiosos acusados de abusos. Los maristas solicitan a todas las posibles víctimas de abusos que se pongan en contacto con ellos, para poder investigar los casos y prestarles la ayuda que sea necesaria.

Si conoce algún caso de abusos sexuales de menores que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abusos@elpais.es.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información