_
_
_
_
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La crisis de la Iglesia española no ha hecho más que empezar

Con el encubrimiento de los abusos y la negación de la sexualidad de los curas, la institución no va a encontrar nuevas vocaciones

El Papa, el pasado martes en Skopje (Macedonia del Norte).
El Papa, el pasado martes en Skopje (Macedonia del Norte).EFE

La Iglesia católica española ha entrado en un final de ciclo, como ocurre en otros países. Ante la crisis de vocaciones, la Conferencia Episcopal ha lanzado una campaña que pretende atraer a futuros sacerdotes. Por su parte, el papa Francisco ha anunciado un endurecimiento de las normas a aplicar en caso de abusos sexuales, y a partir de ahora los sacerdotes y obispos de todo el mundo tendrán que ser más duros en su denuncia de los culpables. Son dos medidas que encajan en un mismo marco. Y ambas están condenadas de antemano a fracasar debido a que parten de un error inicial en su análisis de los problemas.

Más información
El Papa aumenta el control sobre los obispos en los casos de abusos y encubrimiento
Lea el documento completo 'Vos estis lux mundi'

La iglesia muere lentamente en Europa. Un ejemplo: cada año fallecen en Francia 800 sacerdotes. Y solo se ordenan 60. Un fenómeno que empieza en la negativa a aceptar el celibato y la castidad que vienen mostrando los curas heterosexuales. Antes de la liberación sexual de los años sesenta, la sociedad y la Iglesia iban bastante a la par y, en ese contexto, la no-sexualidad de un cura no era tan extraña. Pero desde los años setenta, la sociedad ha vivido una transformación de costumbres muy notable, mientras que la Iglesia se volvía más rígida. En los años setenta y ochenta abandonaron la Iglesia de forma masiva los curas heterosexuales.

La Iglesia ha sido durante decenios un refugio para homosexuales que no querían escandalizar a sus familias, que eran objeto de burla por sus modales afectados, y que no querían que les obligaran a casarse con una mujer. El celibato les brindaba una solución. Pero ya no necesitan refugiarse. Hasta en los pequeños pueblos de la España vacía cualquier chico homosexual encuentra opciones mejores que ir al seminario.

Se suma a lo anterior la crisis también muy grave del abuso sexual. La legitimidad moral de la Iglesia católica está en quiebra. El encubrimiento en España no ha servido de mucho. En los meses y años venideros las denuncias llenarán la primera página de los diarios. El Papa, motu proprio, promueve nuevas medidas contra el secretismo. En España, liderados por Rouco Varela o Cañizares, los obispos han tratado de encubrir los casos que se conocían. El cardenal Blázquez se ha opuesto a las medidas preconizadas por el Papa. Con la hipocresía, el encubrimiento, la negación de la sexualidad de los curas y la mentira acerca de la homosexualidad generalizada del clero, la Iglesia católica no va a encontrar nuevas vocaciones ni podrá combatir con eficacia los abusos sexuales.

Frédéric Martel es sociólogo y escritor. Ha publicado Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano. (Editorial Roca, traducción de Enrique Murillo).

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_