Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis ‘kellys’ despedidas por hacer huelga y readmitidas después

Las limpiadoras denunciaron lo ocurrido y la orden ha sido revertida

kellys despedidas
Sindicalistas de CC OO, frente al acceso de personal del hotel de Valencia donde las camareras de piso fueron readmitidas.

Lo habían anunciado, sin tener ninguna obligación, y al día siguiente lo cumplieron. Seis camareras de piso de un hotel de Valencia, que se dedican a la limpieza de habitaciones, participaron el viernes, 8 de marzo, en la huelga de mujeres. Lo que no esperaban es que su jefa de la empresa subcontratada Constant las despidiera el mismo viernes y, además, les conminara a “a firmar la baja”. No les dio carta de despido. Una de ellas llamó a Comisiones Obreras para denunciar el caso. El sindicato primero se informó si esa empresa de multiservicios estaba integrada en la patronal hotelera Hosbec y en la Confederación Empresarial Valenciana y más tarde pidió explicaciones a la cadena hotelera Barceló, a la que pertenece el establecimiento de cuatro estrellas de Valencia. “Desde el hotel, nos pidieron tiempo para informarse y para dar una respuesta. Eran las dos de la tarde pero, ya estábamos en plena manifestación, a las siete y media de la tarde, y no sabíamos nada. Así que empezamos a denunciarlo por el megáfono”, señalaba este sábado por la mañana Arturo León, secretario general de CC OO en la Comunidad Valenciana.

“Ayer [el viernes] por la tarde, nos llamaron a tres y nos dijeron que contaban con nosotras para trabajar hoy”, comentaba Leyla R., en las inmediaciones del acceso del personal al hotel, minutos antes de las nueve de la mañana de este sábado, cuando empieza su horario laboral. Ella, Fabiola E. y el resto de sus compañeras, a excepción de una que optó por marcharse, fueron al hotel, ubicado frente a la vistosa Ciudad de las Artes y las Ciencias, para cumplir con su trabajo, hubieran sido llamadas o no. Estaban arropadas por un grupo de sindicalistas de CC OO, entre ellos León, que solicitó hablar con la dirección del hotel. Al ser sábado, no había nadie de la dirección, se excusaron en la recepción. A los pocos minutos, salió una supervisora de la empresa subcontratada Constant y sostuvo que lo “de ayer” había sido un error y que las cinco camareras de piso, también llamadas las kellys (por el juego de palabras: “La que limpia”, según explica en su web la asociación homónima) continúan trabajando en el hotel y que así consta en el cuadrante de los próximos turnos. Aseguró a los sindicalistas que no habría represalias. Este periódico también ha intentado infructuosamente contactar este sábado con la dirección del hotel.

El dirigente de CC OO aprovechó la situación para denunciar “la precariedad” en la que trabajan las kellys, cobrando apenas unos pocos euros por limpiar una habitación, con horarios que se prolongan y con las condiciones impuestas por “las subcontratas”. Desde Constant se señaló que las trabajadoras del Barceló trabajan por horas y tienen contrato con el tiempo estipulado. Hace unos meses, el Gobierno elaboró un plan con el fin de atajar la gran precariedad de un colectivo “especialmente castigado por bajos salarios, ritmos de trabajo y sobreesfuerzos”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información