Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos abre el debate de la legalización total de la marihuana en España

El partido lleva al Congreso la regularización de la venta y el cultivo de la planta

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, este miércoles en el Congreso / En vídeo, declaraciones de Pablo Iglesias

Podemos vuelve a traer este jueves al Congreso el debate sobre la legalización de la marihuana en España en el foro Hacia la regulación integral del cannabis en España que organiza en el Parlamento. El partido aboga por la legalización total de esta planta como ya han hecho Uruguay, nueve Estados de Estados Unidos y Canadá a partir de este jueves. “Es absurdo que se pueda comprar tequila o ginebra en un supermercado y que la marihuana sea ilegal”, ha dicho en varias ocasiones Pablo Iglesias, líder de la formación.

La propuesta afecta, especialmente, al campo. Podemos plantea que los agricultores que un año tengan problemas con la cosecha puedan plantar cannabis. Los principales beneficiados serían quienes se dedican al monocultivo, según adelantan a EL PAÍS.

El autocultivo, el cooperativismo y la plantación en pequeñas y medianas explotaciones agrícolas son otras de las medidas de Podemos para "evitar los monopolios y oligopolios de las grandes empresas y fomentar el dinamismo económico que produce riqueza social".

El objetivo es modificar la ley actual sobre estupefacientes que tipifica como ilegal la venta y el cultivo de la marihuana y restringe el consumo y posesión a espacios privados.

El Estado será el encargado de otorgar las licencias para la plantación, producción y venta, según la propuesta de Podemos. Una función que hasta el momento ejerce la Agencia Española del Medicamento que autoriza a productores siempre que sus clientes estén en países donde se receta como medicamento como es el caso de Canadá, Colombia o Uruguay.

“La legalización se debe implementar principalmente para el uso medicinal y la investigación”, defienden en Podemos. La ley española permite el consumo con fines terapéuticos del cannabis, pero eso no significa que se pueda fumar para tratar una enfermedad. La planta de la marihuana no está considerada como un medicamento y no puede recetarse, pero sí productos derivados del cannabis.

La formación delega también en el Estado la elaboración de “una política punitiva contundente para quien incumpla la legislación”. De esta manera, aseguran, las instituciones sustituyen al mercado negro. Es decir, confían en la reducción paulatina del narcotráfico y como consecuencia el acceso de los jóvenes a esta sustancia de manera ilegal. “Una política de licencias que castigue con la retirada a los puntos de venta del circuito legal que se salten la norma y vendan a menores”, especifican. El 90% de los jóvenes españoles declara tener fácil o muy fácil acceso al cannabis en España, según datos del Plan Nacional sobre drogas.

Por el momento, Podemos no ha detallado los beneficios a través de los impuestos que se conseguirían con esta ley. Iglesias se basa en la experiencia estadounidense para afirmar que “una industria estatal de producción generaría ingentes ingresos lo que redundaría en la mejor sanidad pública del mundo”.

Entre 2016 y 2017 Washington recaudó 315 millones de dólares en impuestos de este sector. Colorado, otro de los Estados donde la marihuana es legal y modelo para Podemos, ha destinado casi 300 millones a la construcción de escuelas, entre otras iniciativas.

Un debate con poco consenso

En la última visita de Pedro Sánchez a Canadá, el presidente del Gobierno zanjó el tema con una escueta respuesta. “Estoy en lo que estoy. Tengo ya suficientes problemas”, contestó a las preguntas de los periodistas que viajaron con él.

Ciudadanos es la otra formación que ha presentado un proyecto centrado exclusivamente en la legalización con fines terapéuticos que fue bloqueado por PP y PSOE. "Pretender legalizar la marihuana sin haber establecido un marco legal y sin un debate sosegado es incurrir en un vacío legal y poner el carro delante de los bueyes", aseguran fuentes de la formación.

Los populares y los socialistas apoyaron hace un año la creación de una subcomisión en el Congreso, esto es, un organismo en el que los grupos parlamentarios puedan debatir el futuro del cannabis en España. “Es una droga como otra cualquiera”, dice Jesús Ramón Aguirre, senador del PP. “Que no hablen de los efectos terapéuticos, porque es una sustancia nociva para la salud”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información