Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de Canal Sur piden cambios en la dirección de la cadena

La plantilla quiere acabar con el descrédito de RTVA y alerta de que no se utilicen sus reivindicaciones políticamente

Una entrevista en un programa de Canal Sur TV.
Una entrevista en un programa de Canal Sur TV. Europa Press

Los trabajadores de Canal Sur han decidido mostrar abiertamente su disconformidad con la deriva de la radiotelevisión pública andaluza en estos últimos cinco años y medio. La plantilla ha hecho público a través de un comunicado emitido por su Comité Intercentros el malestar por el descrédito de la cadena y ha reclamado mejoras en la inversión, que se renueve el consejo de administración, así como vigilar la producción propia y la calidad de los contenidos. Varias de las asambleas del ente también exigen que se termine con la situación de interinidad del director, Joaquín Durán. Las reivindicaciones coinciden con un hundimiento en las cuotas de audiencia de la cadena y se hacen públicas en un clima generalizado de adelanto electoral.

"Tras casi 30 años de historia, Canal Sur deriva hacia un futuro incierto, sin inversiones para adaptarse a los cambios tecnológicos, con una errática programación lejana a los actuales intereses de la plural sociedad andaluza y con la merma continua de una plantilla cada vez más sobrecargada", indica la plantilla en su comunicado. "Los trabajadores vemos con preocupación cómo se va desintegrando poco a poco el servicio público que tenemos encomendado por el Parlamento de Andalucía, y cómo día a día los andaluces se van a alejando de una programación de Radio y Televisión con que la que se identifica cada día menos", añaden.

“Canal Sur se está muriendo”, explica a este diario Francisco Burgos, coordinador de la Agrupación de Trabajadores de Canal Sur, creada en 2017 como una escisión del sindicato de periodistas y que, como entidad independiente, consiguió el 17% de la representación en el Comité de Empresa. “El descrédito en la programación, la externalización de la programación, la obsolescencia de los equipos son la principal causa”, sostiene. “Un cambio en la dirección y una actualización del Consejo de Administración es también algo prioritario”.

La radiotelevisión pública andaluza se encuentra en su peor momento de audiencia, con un 8,7% del total, una aceptación que se ha reducido en más de la mitad en una década (en 2008, el índice era del 16,8%). Uno de los principales motivos a los que se achaca este mal momento es el exceso de tópicos localistas en la programación. “Demandamos una mayor vocación de servicio público", sostiene Burgos,

Durán, el director de Canal Sur, lleva en funciones desde 2013, una situación de interinidad que ha sido denunciada en diferentes ocasiones por las fuerzas de la oposición y por los propios trabajadores de la cadena. Ahora, con su comunicado, estos buscan acelerar su sustitución. La excepcionalidad de la situación de su Consejo de Administración, caducado desde 2014, también es objeto de las críticas. “Es demasiado numeroso y no represente a las fuerzas políticas que hoy en día integran el Parlamento de Andalucía”, explica Burgos. En este tiempo, el Gobierno andaluz ha justificado en la falta de mayoría parlamentaria la razón de no poder llegar a un acuerdo para la renovación de la RTVA.

La redacción ha puesto en marcha la campaña Recuperar la nuestra, para dar publicidad a su malestar y sus reclamaciones. Su iniciativa se difundirá principalmente a través de las redes sociales con vídeos y acciones, además de con la distribución de pegatinas, chapas y camisetas.

Pese a que en lo básico están unidos, las fisuras entre los trabajadores y los sindicatos se han abierto nada más arrancar su campaña. En el comunicado emitido el viernes, se anunciaba la propuesta de convocatoria de un referéndum reprobatorio y se animaba a los trabajadores de Canal Sur a concentrarse el próximo miércoles en la sede del Parlamento andaluz para trasladar su malestar a los representantes de las fuerzas políticas, coincidiendo con el debate de la toma en consideración de la proposición de ley presentada por Podemos para modificar la Ley 18/2007, de 17 de diciembre, de la RTVA, y con el de la aprobación de la Ley Audiovisual de Andalucía.

Todos los sindicatos y asociaciones, salvo CC OO, se han desvinculado de estas iniciativas, alegando que no se adoptaron en la asamblea del Comité Intercentros -que es la que representa a las 12 asambleas de la cadena- y advirtiendo de que, en plena precampaña, se corre el riesgo de que sus reivindicaciones sean utilizadas políticamente. “Tras pedir tres de los cuatro sindicatos representados en el Comité Intercentros un tiempo para reflexionar el resultado de las asambleas, la presidencia del Comité, de CC OO, que no ostenta la mayoría, ha decidido enviar unilateralmente la propuesta de CC OO sin consensuar", señala UGT en un comunicado en relación con la propuesta del referéndum.

“Canal Sur es una rémora para el desarrollo andaluz, una losa que no nos merecemos. En Andalucía nos vamos a convertir en algo casposo y gris, que no somos, por culpa de Canal Sur”, declaraba en una entrevista a este diario la líder de Podemos en la comunidad, Teresa Rodríguez. La coincidencia de la convocatoria, a iniciativa de CC OO, con la presentación de la ley por parte de la formación morada no ha sentado bien al resto de fuerzas sindicales y asociaciones de trabajadores de la radiotelevisión pública. “UGT no va a permitir que se utilice al Comité Intercentros, órgano unitario de acción sindical en defensa de la plantilla, como un instrumento para defender determinados intereses sindicales, y mucho menos políticos", advertía la organización en su comunicado. “La raíz de nuestros problemas no es la injerencia política, como puede ser en el caso de otras televisiones públicas. No queremos diluir nuestras reclamaciones básicas con otras reivindicaciones ni que se mezclen nuestros intereses con los de otros grupos políticos”, alega Burgos, por su parte.

La crisis por la que atraviesa la RTVA, con un prime time que no llega ni al 6%, una pérdida de plantilla, falta de inversión, externalización y un descrédito de su programación, unida a la parálisis en la renovación en la cúpula directiva conforman una situación de inestabilidad en vísperas de un adelanto electoral.

Canal Sur enfrenta las críticas

Ante las críticas de sus trabajadores, desde Canal Sur se quiere reivindicar la labor llevada a cabo en estos años en la cadena. "La gestión desarrollada por los actuales responsables ha hecho posible que nuestra empresa haya atravesado la crisis de los últimos años sin un solo despido", explica la entidad en un comunicado, en el que también se destaca la situación económica y financiera: "Se ha conseguido terminar estos dos años con superávit, algo histórico en esta cadena, ha recuperado sin mayor coste para los andaluces la segunda cadena y ha desplegado varios nuevos canales por Internet".

Pese al descenso evidente de los índices de audiencia, desde Canal Sur se asegura que sus cuotas se encuentran en "niveles similares y superiores a los de otras operadoras autonómicas". 

Más información